A sus 94 años, ha fallecido por causas naturales Jack O’Neill, pionero en la creación del ya clásico traje de surf. Tras horas de inmersión en frías aguas y testeando varios materiales, O’Neill fundó una marca icónica, inventando  en 1953 el primer traje de neopreno, sin el cual cada sesión de surfing sería hoy todo un sacrificio de tolerancia frente al frío…

Durante la década del 50′, el propio Jack O’Neill hacía bodysurfing en Ocean Beach, San Francisco, resistiendo estoicamente las bajas temperaturas. “Llegué a aguantar durante aproximadamente una hora. Y pensé que ese era el límite. Eso fue bastante atrás en el tiempo, en los días de bodysurfing, cuando prendíamos fogatas en la playa para calentarnos luego de salir del agua”, dijo O’Neill en una entrevista con Surfline en 2012.

Foto: Web de O´Neill

Al principio, llegó a utilizar PVC flexible, antes de pasarse a un material que “funcionó bastante bien pero que era como un chaleco de fuerza”. Luego, encontraría la mejor y definitiva solución:

Un amigo mío, Harry [Hine], me dijo que estaba trabajando con neopreno como un aislante en su laboratorio. Por lo que tomé algo de ese neopreno y funcionó realmente bien (…) Luego le puse nylon. Y después empezamos a coserlo y funcionó bastante bien”.

Supersuit de O’Neill, otro modelo en neopreno creado en 1970, que permitía ser más reconocible en caso de perderse en el océano y aguardar el rescate.  Foto: Web de O´Neill

Nacido en Denver, Colorado en 1923, O’Neill descubrió su pasión por el surfing en 1934, barrenando olas en Santa Mónica, California.

Además de convertirse en el vendedor de uno los primeros trajes de neopreno de surf, Jack O’Neill fue el fundador en 1952 de una de las primeras tiendas de surf del mundo, en Ocean Beach, San Francisco, llamada simplemente «Surf Shop», mudándose al tiempo hasta su querida Santa Cruz.

Sería en el temprano año de 1953 en que comenzaría un capítulo histórico para el surfing y los deportes acuáticos, cuando O´Neill inventó el primer traje de surf, el cual ha vestido a desconocidos surfistas en todo el mundo y a variadas generaciones de los mejores corredores del olas, desde John John Florence, actual campeón del mundo, o Jordy Smith.

En 1971 un accidente de surf le costó su ojo derecho, donde colocó un parche que, junto a su tupida barba, realzó aún más su estampa de lobo de mar y lo hizo parecer un experimentado pirata.

Hacia mediados del 90′, Jack se comprometió a transmitir un legado a próximas generaciones, por medio de O’Neill Sea Odyssey, iniciativa desarrollada desde 1996, que comparte a los niños de California acerca de la importancia de comprender el valor del cuidado de nuestros océanos y entornos.

La comunidad del surf pierde a otro de sus referentes, esta vez uno al que tanto surfistas de renombre como completos desconocidos, siempre le estarán agradecidos.

Como yo lo veo, hemos tomado mucho del océano, de muchas maneras. Es decir, el océano ha sido un lugar muy confortable durante mi vida. Cuando todo está mal, vas al agua y todo vuelve a estar bien”. Jack O´Neill

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.