Hace un mes que apareció la traducción del euskera al castellano de Surflaria eta paradisua, Un surfista en busca del paraíso y tengo que compartirla con vosotros. Mira si es recomendable, que hasta el mismo Felip «Niegà» (ex director de 3sesenta, comisario de exposiciones surf, etc.) ha dicho que es «El mejor libro en castellano sobre el surf que nunca he tenido el placer de leer».

224 páginas que te tragarás del tirón, como una buena y larga sesión de surf, de esas que sales destrozado, «ensalitrado» y con unas ganas locas de una cerveza, en chanclas, anocheciendo y mirando las últimas series que la puesta de sol te permite!

Un ensayo/novela con toques autobiográficos que trae reminiscencias de esos años dorados y ambiente surfero de los ochenta y noventa.

El libro está repleto de referencias y bien documentado, pero el autor ha buscado sobre todo el placer de la lectura. Es un libro para gozar y reflexionar.

El autor atiende al cambio vertiginoso que han vivido el surf y nuestra sociedad en las últimas décadas. Encadena vivencias propias con historias de surfistas conocidos y no tan conocidos de Hawái, California, Australia, etc. Hace un paralelismo entre lo que sufrió en Orio de joven y lo que le está ocurriendo hoy al surf en todo el mundo. En la boca de la ría Oria tenían una muy buena ola de izquierdas, pero en 1995, cuando el autor tenía veintiún años, construyeron allí el «Putomuro» con el que «destruyeron la ola y nuestras vidas».Esa misma cultura del dinero está trayendo la hipercomercialización y la masificación del surf…

Con el paso de los años fuimos viendo que a nosotros nos gustaba el surf, y no tanto el circo, el ruido, el negocio que se estaba montando a su alrededor.

En la acertada contraportada podemos leer:
Como bien dice Bernardo Atxaga: «Estamos hechos para el paraíso, como los pájaros están hechos para el aire». En Hawái llevaban siglos cogiendo y disfrutando las olas, pero en unas pocas décadas el hombre blanco ha transformado totalmente el surf. Ahora tenemos mejores tablas, trajes de neopreno, predicciones marítimas, coches y hasta vuelos a islas remotas. A cambio, hemos saturado muchas costas de cemento, hay demasiados surfistas en todas partes y no somos más felices que los antiguos indígenas hawaianos. Ese es el hilo principal de este libro tan difícil de clasificar como fácil de gozar. ¿Estamos cada vez más lejos o más cerca del paraíso? El equilibrio, en el surf como en todo, es imprescindible para no caerse y seguir disfrutando. Para poder acercarnos al paraíso.

El paraíso que deseaban los impulsores de aquella indecente cementada no tenía absolutamente nada que ver con el que nosotros soñábamos

El Autor

Iñigo UrdinagaIñigo Urdinaga, seudónimo de Iñigo Fernández Ostolaza, nació en 1974, en Orio, un pequeño pueblo pesquero del País Vasco. Comenzó a surfear con diez años y nunca lo ha dejado. Como bien dice, fue víctima del «Putomuro» con el que destruyeron la ola en la que creció. Estudió Radio y Televisión, y después se licenció en Publicidad y Relaciones Públicas. Trabajó en una de las mayores agencias de publicidad del País Vasco, y en la actualidad es asesor de comunicación por cuenta propia, para poder escaparse cada vez que hay olas. Pasa anualmente una cuarta parte del año surfeando en las antípodas.

portada del libro
Un surfista en busca del paraíso

14,5 x 21,5 cm
224 páginas
Editorial Salbera (autoedición)
PVP 20 euros

© Iñigo Urdinaga, 2020
Editor colaborador: Joxerra Garzia
Diseño de la portada: Estudio Primo

ISBN: 978-84-09-18364-7
Depósito Legal: LG D 00119-2020
Impreso en Antza S.A.L. en marzo de 2020
Printed in The Basque Country

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.