Mañana arranca en Nazaré una nueva edición del Big Wave Tour de la WSL. El potente swell que se aproxima desde el Atlántico promete garantizar, según palabras de Mike Parsons, comisario del BWT, “olas épicas para los surfistas”, que se enfrentarán a un swell “entre los 25 y los 35 pies” (7’5 a 10’5 metros).

Además, esta fuerte marejada vendrá acompañada mañana de un suave viento offshore, algo poco habitual en este tipo de condiciones. Aquí es donde reside, según Surfline, la clave para que sea el viernes el día escogido.

Mapa de viento para el viernes 16 en Nazaré. Fuente: Surfline
Mapa de viento para el viernes 16 en Nazaré. Fuente: Surfline

Todo hace indicar, por tanto, que el espectáculo está asegurado.

Sin embargo, si alguno ha visto la previsión para los próximos días se habrá dado cuenta de que lo realmente grande no viene mañana, si no el fin de semana. El punto álgido de este gran swell parece ser que será el sábado, mientras que el domingo iría disminuyendo de tamaño progresivamente.

Entonces, ¿por qué no lanzar el campeonato uno de estos dos días? Sencillamente porque sería demasiado grande.

Nazaré no es una ola como Jaws o Mavericks, en donde los organizadores del BWT esperan a los días más grandes del año para hacer el Call. En el caso de la ola portuguesa, un swell XXL como el del próximo fin de semana es inviable para hacer un campeonato a remada como es el del Tour. Por eso, y teniendo en cuenta el factor viento, la decisión de hacerlo mañana parece más que justificada.

Faltan pues, pocas horas para que de inicio uno de los circuitos que más adeptos está sumando en los últimos años, el Big Wave Tour; este año, además, con la presencia de Natxo González, el surfista más joven que ha logrado la clasificación para este circuito. Que empiece el show.


Foto de portada: Andre Botelho

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.