La australiana Tyler Wright es la nueva campeona del mundo. Consigue así revalidar su triunfo de 2016, tras uno de los años más intensos que se recuerdan en el CT femenino.

Sin embargo, este no era el desenlace que muchos esperaban. Y es que, previo al evento final en Maui, la gran favorita para hacerse con el título era la también australiana Sally Fitzgibbons.

A continuación repasamos los acontecimientos de los últimos días, determinantes en la consecución del segundo mundial de Wright.

La presión, clave en el bloqueo de Fitzgibbons

Si ha habido en Maui una surfista a la que la presión le ha podido, esa ha sido Sally Fitzgibbons. Solo así se puede explicar el bloqueo que ha sufrido la australiana tanto en la primera como en la segunda ronda de la prueba.

Su estreno en el evento supuso, sin duda, un claro signo del mal momento por el que atravesaba. Sally obtuvo la peor puntuación global de la primera ronda, con un pobre 2.10 en total. Su manga estuvo dominada claramente por la brasileña Silvana Lima (14.03), mientras que la wildcard del evento, Brisa Hennessy, quedaba en segundo lugar con un 7.13.

Una imagen que habla por sí sola. Fitzgibbons tras caer en segunda ronda.
Una imagen que habla por sí sola. Fitzgibbons tras caer en segunda ronda.

Sería precisamente la joven hawaiana su rival en segunda ronda. Pese a que Fitzgibbons empezó dominando la manga, con una buena ola de 6.67, Hennessy conseguiría darle la vuelta gracias a un merecido 8.50. En la recta final del heat, la líder del circuito intentó, sin éxito, conseguir una buena segunda ola que le permitiese superar la manga. Con este resultado se producía una de las grandes sorpresas de toda la temporada; la eliminación de  la gran favorita a manos de la wildcard de la prueba. De este modo, todo quedaba en manos de Tyler Wright, que había conseguido avanzar a ronda 3 tras ganar su primera manga.

Tyler Wright, a dos mangas de un mundial

La tercera ronda evidenció la determinación con la que Tyler Wright afrontaba la cita decisiva del CT. La autoridad con la que se impuso en su difícil manga con Coco Ho y Silvana Lima le permitía evitar el peligroso cruce de ronda 4.

No pudo conseguir lo mismo Courtney Conlogue, la única surfista que contaba con posibilidades reales de arrebatarle la victoria final. La californiana se quedó a solo 0.45 pts de superar a Malia Manuel en ronda 3, lo que le obligaba a pasar por la cuarta ronda de repesca. Allí Conlogue dejaría el campeonato en bandeja a Wright, después de caer Nikki van Dijk.

De este modo, una sola manga separaba a Tyler Wright de su segundo CT consecutivo. Y sería precisamente contra Brisa Hennessy, la surfista que le abrió las puertas del título en ronda 2.

La favorita impuso su surfing desde el inicio, con una suma de 16.10 tras sus tres primeras olas. La wildcard del evento poco más pudo hacer ante la nueva demostración de la australiana. El mundial estaba decidido.

Un difícil camino hasta el título

El camino de Wright hasta su segunda corona no ha sido nada fácil en esta ocasión. A diferencia del año pasado, donde ganó la mitad de las pruebas del circuito (cinco de diez), esta temporada ha habido una gran alternancia, como ya comentamos en un artículo reciente.

Tyler Wright brillando en Francia pese a su reciente lesión de rodilla. Fotocred: WSL / Laurent Masurel
Tyler Wright brillando en Francia pese a su reciente lesión de rodilla. Fotocred: WSL / Laurent Masurel

Lo cierto es que Sally Fitzgibbons había mostrado una sólida regularidad durante todo el año, solo comparable a la de Tyler Wright. Sin embargo, la vigente campeona sufrió un bache en Trestles, al caer en cuarta ronda, que se agravó en Portugal tras su lesión de rodilla. Muchos dieron por perdido este CT para Tyler, nada más lejos de la realidad. Su gran actuación en Francia, acompañada de una recuperación extraordinaria de su lesión, ha sido, probablemente, el momento clave en la consecución final del título.

Foto de portada: WSL / Kelly Cestari

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.