La publicidad relacionada con el surf no es un elemento nuevo. Ha existido, como es lógico, desde que se crearon las primeras empresas de la industria del surf. Lo que sí es relativamente nuevo es el hecho de que, desde un tiempo para atrás,  los anuncios en los medios publicitarios donde el surf está presente se hayan multiplicado de forma exponencial. Por suerte o quizás por desgracia, ya no nos sorprende ver anunciada una bebida, una fragancia o un automóvil (entre otros muchos productos) con el surf de fondo.

Pero, ¿por qué una empresa decide utilizar el surf con fines publicitarios?

Puede ser debido a varias causas:

Una de las principales causas podría ser el conjunto de valores positivos que envuelven al surf; Libertad, diversión y vida sana, entre otros muchos, son algunos de los conceptos abstractos que se relacionan con nuestro deporte y que a su vez más se valoran en la actualidad, por lo que es comprensible que las empresas no duden en intentar establecer una asociación entre el surf y sus  productos para  llegar a su público objetivo. Hay que añadir además la vistosidad y estética de las maniobras que se hacen al surfear, característica que no hace más que aumentar la atracción de este deporte para los publicistas empresariales, cada vez más encaminados a la creación de experiencias visuales.

 Surf y moda prêt-à-porter, a todo se acostumbra el ojo.

Surf y moda prêt-à-porter, a todo se acostumbra el ojo.

Además de los valores que se le atribuyen al surf comentados anteriormente, no conviene olvidar el papel que juegan los surfistas en la publicidad. Sobre este aspecto hay que remarcar que, a parte del clásico estereotipo de surfista de buen aspecto, el cuál, como no podía ser de otra manera, se ha sabido aprovechar por las marcas, existen otros casos que ensalzan la figura del surfista y del deporte en sí, aunque estos sean prácticamente la excepción. Ejemplo de este último podría ser el exitoso anuncio de Cola-cao protagonizado por Yael Peña, donde se exaltan valores como la pasión, el tesón, la integración y por supuesto, la diversión.

Lo habitual, como he señalado, es el anuncio de un surfista que surfea de maravilla y que finaliza, de manera más o menos acertada, con el reclamo del producto en cuestión.

Hay numerosos casos sobre este tipo de publicidad, uno de los que primero me vienen en mente es el protagonizado por el surfista hawaiano Danny Fuller para la firma Chanel.

El Hawaiano Danny Fuller surfeando para Chanel
El Hawaiano Danny Fuller surfeando para Chanel

Ha sido uno de los anuncios publicitarios más vistos y comentados durante las últimas semanas, lo cuál para muchos expertos en publicidad podría ser el síntoma definitivo de éxito, y lo ha sido por varios motivos. Sin entrar en si es un anuncio de mal gusto o no (cada cual es libre de pensar lo que quiera) el anuncio no está exento de polémica, por hacer referencia a un incidente con una relevancia internacional, aún muy reciente en la memoria de todos, y por que podría haber tenido un desenlace fatal, desenlace con el que tienen que convivir las víctimas de un ataque de tiburón.  Además, lo más significativo quizás sea que la firma haya utilizado el ataque del tiburón para anunciar simplemente el lanzamiento de un nuevo sabor en uno de sus productos en dicho país.

Es sin duda un anuncio que ha roto con las características mencionadas con anterioridad, ya que no ensalza ninguno de los valores que suelen utilizarse cuando se asocia un producto al surf y que además está lleno de polémica, lo cual también supone una novedad.

Al final se puede llegar al peligroso extremo en el que el surf sea lo de menos, se convierta en un mero decorado en donde anunciarse y sí, el deporte se retro-alimenta a sí mismo en cuanto a popularidad y visibilidad, pero el precio que se paga es la comercialización a una escala cada vez más significativa y agresiva.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=EYs3udZYK8M?rel=0]

Se vende surf.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.