Este fin de semana arranca el período de espera del Billabong Pipe Masters, último y decisivo evento del año. Con el mundial en juego, toda la atención de las últimas semanas se ha centrado, lógicamente,  en las figuras de John John Florence, Gabriel Medina y Jordy Smith, los aspirantes al título en esta temporada que llega a su fin.

Esto ha derivado en que se hablase poco, (o muy poco) de la retirada de uno de los mejores surfistas de la última década, Josh Kerr. Desde que el australiano anunciase su decisión en Supertubos, a finales de octubre, sus resultados cosechados en los últimos eventos del QS han pasado a un segundo plano. De lo que se trata al final es de que se retira un grande del surf, y desde aquí queremos rendirle un pequeño homenaje.

Una década en lo más alto

La primera participación de Josh Kerr en el CT fue en 2007, a sus 23 años. Después de proyectarse durante varios años como uno de los surfistas con más potencial, especialmente en las maniobras aéreas, Kerrzy conseguía la clasificación para el máximo escalafón del surf de competición. Sin embargo, su inexperiencia le pasó factura y se vio obligado a regresar al QS en 2008.

Mítico aéreo de Josh Kerr en el Pantín Classic de 2005. Esta sería la imagen del campeonato al año siguiente. Foto: Pichero
Mítico aéreo de Josh Kerr en el Pantín Classic de 2005. Esta sería la imagen del campeonato al año siguiente. Foto: Pichero

Ese año, el joven surfista volvería a tener un papel destacado en los eventos clasificatorios, consiguiendo su objetivo de regresar al CT tan solo una temporada después. Pero la élite del surf parecía ser un terreno vetado para él, y en 2009 se consumaría su segundo descenso a la división de plata de la antigua ASP. 

Lejos de acusar el duro golpe, conseguiría, en 2010, lo que nunca nadie ha conseguido repetir: clasificarse por tercera vez para el Championship Tour. Desde entonces ha encadenado siete participaciones consecutivas, alcanzando su madurez como profesional y estableciéndose en la élite del deporte.

Surf progresivo y capacidad de reinvención

Estas dos características son las que, probablemente, mejor definan a Josh Kerr. Durante su primera etapa competitiva, las maniobras aéreas fueron su gran especialidad, sin importar el grado de dificultad o la variedad de las mismas. Sin embargo, la progresión definitiva en su surfing llegaría a finales de la década pasada. Fue precisamente en su último ascenso al CT cuando Kerrzy mostró la madurez definitiva de su estilo. Los aéreos siguieron siendo su seña identificativa, acompañados, eso sí, de maniobras radicales, gran dominio en los tubos y una capacidad asombrosa de sacar lo mejor de cada ola. Se había convertido en uno de los  surfistas más completos del circuito.

En la consecución de su éxito jugó un papel fundamental su capacidad de reinvención. Tras dos descensos de categoría casi seguidos (2008 y 2010), tuvo la gran determinación y capacidad de reinventar su surfing y alcanzar su gran objetivo como profesional. Con el paso de los años, Kerrzy ha demostrado que esa capacidad sigue vigente. El mayor ejemplo de ello es su participación, con victoria incluida, en el Todos Santos Challenge (2015), evento perteneciente al Big Wave Tour.

Kerrzy en la ola de Todos Santos. Fotocred: WSL / Hallman
Kerrzy en la ola de Todos Santos. Fotocred: WSL / Hallman

Paradojas del destino, ese logro sería, aunque parezca mentira, el mayor triunfo de su carrera deportiva. Atrás quedaban sus éxitos en el Margaret River (QS prime en 2010) y en el O’neill Coldwater Classic (6* también en 2010). Sin embargo, otros dos son los momentos que el veterano surfista recuerda con más cariño. En una reciente entrevista para la revista Surfer, el protagonista hacía mención a esta cuestión así: “Probablemente mi primer evento en Snapper (cayó en semis contra Fanning) y la final en Pipe (2012)”.

Cuando uno repasa grandes carreras, como la de Josh Kerr, se da cuenta de lo realmente difícil que es ganar cuando estás en el nivel más alto.

Kerrzy haciendo lo que mejor sabe. Fotocred: Ryan Miller / Red Bull
Kerrzy haciendo lo que mejor sabe. Fotocred: Ryan Miller / Red Bull

El inicio de una nueva etapa

A sus 33 años, Josh Kerr ha tomado un camino que pocos podían esperar. Es cierto que esta temporada se ha convertido en una especie de calvario para él, pero a tenor de la entrevista comentada anteriormente, probablemente su rendimiento competitivo no haya sido más que el reflejo de una decisión ya tomada a principios de año. La pérdida de motivación y las ganas de hacer cosas diferentes parecen la principal causa de la prematura retirada del genio australiano.

Nos queda, por tanto, el último evento del calendario para ver a Kerrzy con la licra de competición. Quizás en un futuro lo volvamos a ver con una licra en un evento del BWT, o posiblemente lo disfrutemos antes en un vídeo de freesurf; sea como sea, de lo que estamos seguros es de que lo veremos haciendo lo que realmente quiera hacer en ese momento. No veo la mejor forma de acabar este artículo que tal y como me despedí de él en el pasado Pantín Classic: Good Luck Josh!

Kerr en su última visita a España como competidor, el verano pasado en Pantín.
Kerr en su última visita a España como competidor, el verano pasado en Pantín. Fotocred: Emma Rodríguez

Foto de portada: Damea Dorsy Photography

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.