El Surf te invita a viajar. Y es que nunca hay dos olas iguales, todo lo contrario, hay miles de olas por todo el mundo e infinidad de culturas por descubrir, que te ayudarán a ampliar nuevos horizontes. La búsqueda de la ola perfecta, es sin duda el inicio de una gran aventura que te llevará a vivir increíbles experiencias, adquirir nuevos conocimientos y conocer otras amistades.

Aunque muchos destinos nos puedan parecer idílicos, cuando uno aterriza en el lugar y empieza a moverse un poco, se da cuenta que el “Paraíso no es perfecto”. Al principio el estrés del viaje, la búsqueda de información sobre el lugar en Internet, la compra de los billetes, la espera en los aeropuertos y la emoción por llegar, nos impide tener una visión más real del lugar que vamos a visitar.

Por si fuera poco los surfistas siempre nos sentimos atraídos por países con problemas sociales, políticos o de medio ambiente. Además no se sabe cómo, el Surf se vuelve más popular en este tipo de destinos, los vuelos se abaratan y en definitiva, hay más facilidades para pasar un par de semanas surfeando sin parar. Esto nos invita a reflexionar: ¿será que los surfistas, casi sin darnos cuenta, influimos negativamente en los lugares que visitamos?…

Surfeando en Las Maldivas

Sinceramente uno trata de perjudicar lo menos posible, buscando siempre el lado positivo de las cosas. También intenta aprender algo sobre la idiosincrasia del lugar, adaptándose a la forma de vestir para no llamar excesivamente la atención. Incluso hace todo lo posible para chapurrear algunas palabras del dialecto que se habla en la zona, aunque solo sea “muchas gracias”.

Igualmente intenta apoyar la economía local y en vez de ir a almorzar a un restaurante de alguna cadena de comida rápida, siempre busca un local de comidas típicas, algo más tradicional que permita conocer la gastronomía nacional. Cosas como ésta son las que realmente hacen la diferencia, aunque lo más importante es no llevar una venda en los ojos, de manera que podamos ver las cosas tal como son y no como nos gustaría que fueran.

Por ejemplo, Sri Lanka es uno de los lugares más hermosos que podemos visitar. Un destino inigualable si queremos coger olas de ensueño y con unos precios bastante asequibles. Pero si te decidas a viajar aquí, no debes olvidar que el país ha sido devastado durante años por una de las guerras civiles más sangrientas de la historia, por no hablar del tsunami que devastó Sri Lanka  a finales de 2004.

Surfeando en Sri Lanka

También puede ser que te encuentres en Las Maldivas, un magnífico destino para los surfistas, con unas instalaciones de lujo, que cuentan con una característica muy particular: y es que el mar está rodeando los atolones y justo al borde de los Resorts. Pero recuerda que Amnistía Internacional ha denunciado de forma reiterada numerosas violaciones de los derechos humanos en Las Maldivas.

Y así ocurre con muchos otros países. Por eso es importante comprender  que el “Paraíso no es perfecto”, aunque con una actitud diferente, podemos llegar a mejorar la calidad de vida de muchas personas a las que probablemente nunca llegaremos a conocer, pero que a buen seguro nos lo van a agradecer eternamente.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.