En ocasiones, las corrientes suelen ser aliadas de socorristas y surfistas, ya sea para llegar más rápido hacia donde se encuentra una víctima en peligro, o para buscar y acceder directo a las olas de tal pico.

Pero las llamadas corrientes de resaca no sólo ponen en riesgo la vida de turistas desprevenidos, sino que surfistas y nadadores con mucha práctica pueden quedar igualmente atrapados en sus canales de agua y ser arrastrados lejos de la costa, mar adentro.

Los surfistas suelen utilizar el curso de las corrientes para llegar más rápido al pico…

Según la Asociación de Salvamento de los Estados Unidos (USLA, por sus siglas en inglés), las corrientes de resaca representan más del 80% de los rescates realizados por salvavidas en playas de surf.

Un estudio de 2015 elaborado por la Universidad Camilo José Cela, de Madrid, resalta que la principal causa de ahogamiento en playas españolas son las corrientes de resaca. “No es la típica resaca que se da entre ola y ola, sino que actúa como un río que se mete en el mar y empuja a los bañistas hacia adentro“, dijo a El País el geólogo Antonio de la Cruz, uno de los integrantes de dicha investigación.

En cualquier parte del mundo, los océanos siempre fluyen, jamás se detienen. Ya sea por la acción de los vientos, variables como la temperatura, o la influencia de la luna en la formación de mareas, por estos y otros factores los movimientos del agua constantemente cambian.

Al igual que muchos comportamientos de la naturaleza, las corrientes son complejas. A veces, no es posible predecirlas. En otras ocasiones, son difíciles de identificar. O cambian, de repente, en su formación y localización. Incluso llegan a acelerar radicalmente en su velocidad, en un breve lapso de tiempo.

Las corrientes nunca arrastran desde abajo, es decir hacia el fondo. No hunden, sino que alejan de la playa, tal como si una fuerza mayor e invisible atrajera desde lejos hacia aguas profundas.

No todo es lo que parece. “A veces la gente entra inadvertidamente en el agua en uno de los lugares más peligrosos, sólo porque parece tranquila“, advierte a Livescience Wendy Carey, especialista del Delaware Sea Grant Advisory Service de la Universidad de Delaware.

Frecuentemente, las corrientes fluyen de 1 a 2 pies por segundo y las más intensas llegan a alcanzar los 8 pies por segundo (1,6 metros por segundo). “Incluso un nadador olímpico se encontraría retrocediendo en medio de una corriente de resaca“, agrega la experta.

El portal Livescience acota que, efectivamente, el tantas veces medallista de oro olímpico, Michael Phelps, puede nadar mariposa en aproximadamente 6.5 pies por segundo.

¿Cómo identificar las corrientes de resaca?

  • Un canal de agua picada-revuelta
  • Una zona que muestre un color diferente al resto del agua
  • Una franja de espuma, algas o desperdicios moviéndose hacia el mar, a contramano de la costa.

¿Qué hacer si soy arrastrado por la corriente?

  • Jamás nadar contra la corriente. Ojo con el temor y la desesperación, por un segundo entrar en razón: si no puede Phelps, no podrás ganarle a la corriente. Es mucho más fuerte que uno e inevitablemente quedarás agotado, pudiendo ahogarte.
  • Tomar como referencia la playa para saber cómo y hacia dónde te está arrastrando la corriente, así identificas hacia dónde es posible escapar.
  • Si bien las corrientes de resaca se producen en la orilla y en perpendicular a la playa, algunas pueden ir en paralelo a la costa.
  • En vez de dar manotazos de ahogado e intentar en vano luchar contra ella, deja que la corriente te lleve e intenta escapar hacia los costados, en sentido diagonal. Las corrientes suelen ser angostas.
  • Levanta la mano en busca de ayuda para que el primer socarrista alcance a verte, mientras tratas de mantenerte a flote y nadar en paralelo a la playa. En algún momento y lugar, la corriente perderá su fuerza anterior. Entonces nada hacia la costa, o ni bien encuentres las olas, ellas solas te acercarán a la orilla.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.