Las Alaias, o tablas de surf tradicionales hawaianas, se usaron durante cientos de años en el Pacífico como medio de disfrutar las olas. A pesar de ello, estas tablas planas, macizas, de madera, sin apenas rocker y sin quillas, dejaron de utilizarse a finales del siglo XIX.

Alrededor de 2006, cuando el shaper Tom Wegener probó sus prototipos hechos de madera de Paulonia entre pro surfers y el film The Present de Thomas Campbell inmortalizó sus rides, las Alaia tienen un espectacular renacimiento.

Estas tablas nos traen la esencia mas básica del deslizamiento, obligando a una posición perfecta, un equilibrio especial  y a usar los cantos como herramienta de giro al carecer normalmente de quillas. Su uso también es defendido por razones ecológicas, pues la madera de Paulonia no necesita ser glaseada con poliester o fibra, crece rápido, no desgasta el suelo y es prácticamente ignífuga.

Adaptarnos al flow de estas tatarabuelas de las tablas modernas puede ser algo difícil al principio, pero las sensaciones que transmiten en la ola son únicas. Probar al menos una vez las Alaias es algo muy recomendable para los amantes de el surf en todas sus facetas. Ademas, shapear una en tu casa es algo relativamente sencillo comparado con una tabla moderna.

Os dejamos estos vídeos que reflejan la libertad y pureza del surf en Alaia. Raíces vivas del surf!

3 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.