Las caderas en surf se trabajan de una forma activa en diversos momentos de la práctica y es por esto que requieren una buena flexibilidad y una gran amplitud de movimiento. Pero estos requisitos son difíciles de encontrar en una persona que cuente con una musculatura fuerte y voluminosa.

Por esto, os traemos una secuencia de asanas, pequeña y sencilla, para trabajar la flexibilidad y la amplitud en el movimiento de vuestras caderas.

MALASANA

De pie, con las piernas separadas un poco más del ancho de las caderas y los pies ligeramente girados hacia fuera, flexiona las rodillas y comienza a bajar hasta colocarte en cuclillas.

Una vez abajo, coloca las manos en Namaskar en el centro del pecho y con los codos presiona las piernas hacia fuera, mientras abres tu cadera.

Lleva la atención a tu tórax en cada inhalación, y pon la intención en que se expanda a la vez que tu columna se alarga. No te quedes enconvardo.

Mantén el asana durante ocho respiraciones.

UTTHAN PRISTHASANA

Desde cuadrupedia, coloca el pie derecho pegado a la mano derecha. Lleva la rodilla izquierda al suelo y comienza, poco a poco, a bajar los antebrazos. Si tus antebrazos no consiguen bajar del todo, lleva las manos al suelo y ve presionando con ellas, a la vez que vas flexionando los codos ligeramente.

Lleva la intención a expandir tu pecho con cada inhalación, a la vez que elongas tu columna vertebral. Mantén tu cabeza y cuello relajados,  alineados con tu columna.

Mantén el asana durante ocho respiraciones y cambia de pierna.

ANANDA BALASANA

Acostado boca arriba, flexiona las rodillas y llévalas al pecho. Abre las rodillas hacia las axilas y agarra los extremos externos de los pies con las manos.

No eleves la espalda del suelo durante la práctica.

Mantén el asana durante ocho respiraciones.

 

EKA PADA UTKATASANA

De pie, inhala y al exhalar lleva tus manos a Namaskar y eleva la pierna izquierda para apoyar el tobillo en tu muslo derecho.

Inhala y al exhalar desciende a la posición de la silla, es decir, siéntate en una silla imaginaria. Aquí el foco lo ponemos en bajar hasta notar trabajo pero siempre garantizando que nuestra columna está erguida, los hombros relajados y el pecho expandido en cada inhalación.

Mantén el asana durante ocho respiraciones y cambia de pierna.

ANJANEYASANA

Sentado sobre las piernas (con los glúteos en los tobillos), arrodíllate con la pierna izquierda adelantada. Lleva el tronco hacia delante mientras estiras la pierna derecha.

Inhala y estira los brazos elevándolos y guiándolos hacia la parte trasera de la cabeza, mientras arqueas la espalda y miras hacia arriba. Mantén las palmas de las manos tocándose.

Mantén el asana ocho respiraciones y cambia de pierna.

Namasté!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí