El verano es la época dorada para los que deciden comenzar a practicar surf pero, sin embargo, son muchos los surfistas que realizan este deporte durante todo el año, desafiando a los temporales y a las bajas temperaturas de nuestra costa.

Sus beneficios son innumerables: por un lado, practicar surf mejora la concentración y puede resultar un buen paliativo contra el estrés ya que se descarga adrenalina y, por otro, con este tipo de ejercicios se mejoran las capacidades cardiorespiratorias, se refuerza la musculatura, se mejora la coordinación y, por supuesto, también el equilibrio.

El surf es un deporte complejo en el que tener una buena preparación física es fundamental para mejorar el rendimiento y prevenir lesiones pero, además, un aspecto que se olvida a menudo y que es también esencial es la nutrición. Una alimentación adecuada ayudará al surfista a permanecer en el agua con un rendimiento aceptable entre las olas y a surfear con niveles de energía altos.

¿Cómo preparamos una dieta específica que nos ayude en este deporte?

Yogur con muesli y frutas

  1. Es fundamental tomar alimentos de todos los grupos porque esto nos permitirá mantener una dieta equilibrada y aportar a nuestro cuerpo toda la energía necesaria para aguantar largas jornadas en el mar. Si bien es cierto que las personas que practican deporte necesitan mayor cantidad de proteínas que las que no lo hacen, la realidad es que la mayoría de la población satisface sus necesidades diarias de proteínas con su dieta habitual por lo que no es necesario consumir una dieta basada exclusivamente en este tipo de nutrientes.
  2. La variedad en la elección de los alimentos saludables será la clave ya que cuánta más variedad se ingiera más vitaminas, minerales y otros nutrientes estaremos aportando al cuerpo.
  3. Se debe aprovechar la calidad de los alimentos que tenemos en Galicia y utilizar alimentos en su estado natural. Es decir, es mejor ingerir fruta fresca en lugar de zumos o pan integral en lugar del blanco. El motivo de esta recomendación es que cuanto menos procesado esté un alimento mayor valor nutricional tendrá y menos ingredientes perjudiciales como sodio o grasas trans.
  4. Es fundamental prestar atención a las tomas antes y después de comenzar nuestros entrenamientos en el agua. Es necesario aportarle al cuerpo tanto la energía requerida para surfear como aquellos alimentos que son clave para recuperarnos del esfuerzo. Un buen ejemplo para consumir antes de ir a coger olas sería un yogur con muesli o barrita de cereales y fruta y, para después, un plato de pasta con pescado o arroz con huevo.
  5. ¡La hidratación es la base! La sed trabaja como mecanismo de defensa para mantener el cuerpo hidratado por lo que cuando aparece esta sensación es una clara señal de que ya se ha perdido demasiado líquido. Aunque el agua es muy importante y para sesiones cortas de ejercicio sirve perfectamente como herramienta para hidratarnos, cuando las sesiones son más largas o el ejercicio se realiza en climas cálidos o con humedad la mejor opción será una bebida deportiva que proporcione una mezcla completa de agua, sodio e hidratos de carbono.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.