Tras celebrarse la 129° sesión del Comité Olímpico Internacional en Río de Janeiro, el pasado miércoles 3 de agosto de 2016, finalmente se votó a favor del surfing olímpico. Así, las aguas han quedado divididas, entre el entusiasmo de unos y el firme rechazo de muchos otros…

Surfing olímpico en 2020

Desde hace tiempo, bajo impulso del argentino Fernando Aguerre, presidente de la International Surf Association, el organismo persigue la inclusión del surf como deporte olímpico. Este miércoles la COI hizo oficial esa intención. Y comunicó la incorporación en los juegos olímpicos de Tokyo 2020, tanto del surf como de otras cuatro disciplinas.

Fernando Aguerre
Fernando Aguerre, durante la ceremonia de apertura del ISA Junior 2012 en Panamá

Además de surfing olímpico, se ha decretado este mismo destino para el skateboard, el karate, la escalada y el béisbol.

Defensores del surfing olímpico

Dentro del surfing competitivo, muchos ven con buenos ojos esta inclusión. Se trataría de una competencia internacional de primer nivel donde participar. Otra posibilidad donde representar al país propio y demostrar las grandezas de cada surfista.

Quienes prefieren la adrenalina competitiva, el surfing olímpico supone otra opción de defender la bandera entre los mejores del mundo, en el máximo escenario deportivo.

Según Aguerre, gracias a la inclusión del surf como deporte olímpico, se creará “una plataforma increíble para mostrar aún más el surfing y sus valores fundamentales”. En otras palabras, el surfing olímpico sería una ocasión para dar una mayor popularidad y desarrollo del deporte a nivel mundial.

Se multiplicará la audiencia a gran escala, con millones y aún más espectadores que verán a los mejores surfistas desplegándose desde su televisor, tablet, ordenador o móvil. Habrá, sin dudas, una inédita propagación mediática del surfing.

Foto: ISA/Gonzales.
Tia Blanco (USA), una de las jóvenes que seguramente compita en Tokyo 2020.

Por otra parte, gracias a modernas piscinas artificiales – desarrolladas por un equipo de ingenieros españoles-, se ofrecerán olas regulares y de hasta 2 metros de altura, a cada minuto, en sitios sin costas. “¡El surf puede ahora practicarse en todos los lugares del mundo!”, había dicho Aguerre en junio de 2015.

Detractores del surfing olímpico

Muchos otros consideran que esta clase de objetivos desvirtúan al deporte. El surfing nació en el océano y sería superficial cercar su espíritu o la inmensidad natural de su original contexto, bajo motivaciones competitivas.

surfing

Conciben que la esencia de esta disciplina reside en el mar. No admiten el surfing olímpico ni sus montajes de escenarios simulados y olas artificiales. Eso sería desnaturalizar las entrañas del deporte, poniendo límites a una práctica que es en contacto con el mar y al aire libre.

Tokyo 2020

En los próximos Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, cada delegación estará representada por 20 competidores hombres y 20 competidoras mujeres. La ISA y otros organismos internacionales aún definen un sistema que permita la participación no sólo de los mejores del ranking mundial de la WSL, sino también de Europa, América Latina, África o Asia.

OlympicPool
Una imagen de lo que podría ser el surfing olímpico. Diseño de Webber wave pools.

Inclusión de nuevos talentos del surf mundial

Aguerre indicó a la web The Inertia que no se tratará de una “copia a los campeonatos de la ISA, ni una copia a los mundiales de la WSL. Tiene que dejar la puerta abierta, en un sentido inclusivo, para personas que hoy, tú o yo, no conocemos. En cuatro años, un buen surfista podría convertirse en un excelente surfista, si tiene los recursos, las habilidades y la ayuda”.

En Tokyo 2020, el sueño olímpico será una realidad. Respecto a sus luces y sombras, el tiempo dirá…


8 COMENTARIOS

Dejar una respuesta