SOLO

0
  • “Solo” narra una increíble historia real de supervivencia.
  • La película cuenta la historia real de Álvaro Vizcaíno, un surfista español de 35 años que luchó por sobrevivir durante cuarenta y ocho horas tras caer accidentalmente por un acantilado.
  • “Solo” llegará a los cines el próximo 3 de agosto de la mano de Filmax.

Sinopsis

Fuerteventura. Septiembre de 2014. En busca de la ola perfecta, el joven surfista Álvaro Vizcaíno se precipita por un acantilado en la zona más inaccesible de la isla. Lo que iba a ser una increíble jornada deportiva se transforma en 48 horas de agonía extrema.

Con el cuerpo malherido y la cadera rota, deberá vencer a una naturaleza implacable y hacer frente a sus propios miedos para intentar sobrevivir.

Reparto

Alain Hernández (Álvaro)
Aura Garrido (Ona)
Ben Temple (Nelo)
Leticia Etala (Yaiza)

La historia

Álvaro Vizcaíno, un joven madrileño empresario que combina su trabajo con su gran pasión, el surf, está de vacaciones u visitando a su amiga Marga, que vive en Costa Calma, Tenerife.

Esos días se dedican a pasear, conocer la zona, los paisajes increíbles y solitarios de la región y a surfear.

El domingo, 7 de septiembre del 2014, Marga tiene trabajo y Álvaro marcha solo en su todoterreno a surfear a la playa larga de Cofete, aparca su vehículo y con su tabla cruza paseando por los increíbles acantilados de Punta Paloma, a la altura del Barranco de Pescenescal.

La mala fortuna hizo que resbalara y cayera por una duna de fuerte pendiente, sin posibilidad de agarrarse a ningún sitio. Cuando lo consiguió era demasiado tarde, colgaba de un acantilado de unos 10 metros de altura.

Fotograma de ‘Solo’, de Hugo Stuven. | Filmax
Fotograma de ‘Solo’, de Hugo Stuven. | Filmax

Álvaro, aferrado al precipicio, veía el mar y las rocas del fondo y era conocedor de que caer ahí, podía ser el final. Extenuado después de varios intentos por intentar subirse, finalmente, las fuerzas le flaquean e inevitablemente se precipita.

El impacto fue terrible, cayó con la cadera sobre las rocas, lo que le produjo una doble fractura en la pelvis, además de varios rasguños y heridas, sobre todo, el corte profundo del antebrazo izquierdo.

Pasó unos primeros minutos sobre las rocas, retorcido de dolor. Siendo consciente del peligro de estar allí solo, decide arrastrase por las rocas e ir nadando a una cala de arena cerca de esa zona.

Desnudo, ya que su bañador se rompió durante la caída, se arrojó como pudo al mar. El agua salada le agudizaba el dolor de las múltiples heridas, pero decide continuar.

“Me salvé en el momento en el que acepté que me iba a ahogar y perdí el miedo. Fue una llamada de la vida”

Durante la travesía, Álvaro siente que no puede continuar, no consigue mantenerse a flote e inapelablemente acaba hundiéndose. Todo había terminado para él, siente como se hunde poco a poco. Al llegar al fondo, algo hace que se aferre a la vida, siente la necesidad de vivir y se impulsa en una roca hacía la superficie, saca fuerza de donde puede y nadando fuertemente llega a la pequeña cala.

Fotograma de ‘Solo’, de Hugo Stuven. | Filmax
Fotograma de ‘Solo’, de Hugo Stuven. | Filmax

Con algunos residuos que encontró por la playa logró mantenerse vivo. Un bodyboard, unas redes y una botella de litro y medio de agua fueron sus aliados contra el frio nocturno y la deshidratación.

Dos días después, en la mañana del martes divisó un pequeño barco en la lejanía y gritó desesperadamente pero sin obtener respuesta.

Sin dudarlo y subido al bodyboard remó con las pocas fuerzas que le quedaban en dirección a la embarcación durante una larga hora y cuando estaba cerca, vio que alguien se tiraba del barco en su auxilio.

Los otros dos hombres del barco, pidieron auxilio y al rato un helicóptero rescató a Álvaro.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.