Hoy empieza el período oficial del Rio Pro, la cuarta parada del Championship Tour y la que pone fin a la tradicional fase inicial en Australia. Queda atrás, pues, una etapa que ha sido de todo menos monótona; Y es que, a las grandes sorpresas que se dieron en el evento inaugural de la temporada, con las eliminaciones tempranas de Florence (R2) y Medina (R3), hay que añadir el no-desenlace de la prueba en Margaret River, donde la amenaza de los tiburones y los líos extra-deportivos se erigieron como grandes protagonistas. Todo ello sin olvidar la prueba de Bells, eclipsada de principio a fin por la retirada de un grande entre los grandes como Mick Fanning.

Si todo esto no fuera suficiente para hablar de un inicio atípico, aún queda un elemento fuera de lo habitual al que hay que hacer mención: La Founders’ Cup en el Surf Ranch de Kelly Slater. Un evento metido con calzador en el calendario que ha generado, como no podía ser de otra manera, opiniones de todo tipo.

Por eso, no sería de extrañar que muchos de los aficionados agradezcan la vuelta a la “normalidad” con la llegada del Rio Pro, un campeonato que, tradicionalmente, no suele dejar indiferente a nadie. A continuación hacemos un breve análisis de los motivos que hacen de esta prueba una de las más odiadas y, a la vez, una de las más esperadas.

Razones para odiarlo

Si hay una causa innegable por el cual esta prueba es la más repudiada del calendario, esta es sin duda la baja calidad de sus olas. Desde el 2011, año en el la prueba pasó de Santa Catarina a Rio de Janeiro, este evento ha sido sinónimo de las peores olas del CT, hecho que le ha llevado a estar envuelto en constantes críticas.

El otro gran motivo por el que Rio no suele gustar es por que, curiosamente, se ha caracterizado como la parada del CT en la que se producen el mayor número de lesiones. Los motivos, lógicamente son inciertos. Sin embargo, a esta circunstancia las malas lenguas le achacan una causa-efecto entre la necesidad de incrementar el riesgo en las maniobras para contrarrestar la mala calidad de las olas. Sea más acertado o no, lo cierto es que es prácticamente imposible determinar una causa exacta para justificar esta estadística. Queda desear que este año la estadística se rompa y no se produzcan nuevas lesiones en Brasil; Por el momento seguiremos sin poder disfrutar del surfing de Kelly, Courtney Conlogue y Caio Ibelli, bajas por lesión a las que se ha unido Parko, que ha aludido motivos personales.

El público abarrotando la playa de Itauna. Foto: Iuri Corsini
El público abarrotando la playa de Itauna. Foto: Iuri Corsini

Razones para amarlo

En el otro lado de la balanza, la principal baza que ha hecho único a este evento es, sin lugar a dudas, su público. No hay ninguna competición en todo el Championship Tour, y probablemente tampoco en todo el circuito, capaz de atraer a un público tan numeroso como el Rio Pro. Es una circunstancia que, a buen seguro, no obviará la WSL a la hora de establecer futuros cambios en el calendario.

Otro motivo que juega a favor del evento brasileño es su impredecibilidad. Aquí surfistas de la talla de John John Florence han sido capaces tanto de vencer, como de obtener algunos de sus resultados más nefastos. Además, en las siete ediciones con las que cuenta la prueba la alternancia de campeones ha sido muy elevada, siendo cinco surfistas distintos los que han conseguido un triunfo en la capital brasileña. Esta cualidad, que quizás no era muy valorada hasta ahora, seguramente sea vista con otros ojos por muchos de nosotros, sobre todo si nos ceñimos a lo visto en los últimos días en la Founders’ Cup.

Finalmente, una modificación que ha aplicado la dirección de la prueba y que parece ser acertada es el traslado de ubicación de Rio a Saquarema. La playa de Itauna, sede del campeonato, es considerada uno de los mejores spots en el departamento de Rio, con una ola de izquierda de cierta calidad que la caracteriza. Este break cuenta además con una derecha, más corta pero que ofrece buenas posibilidades de maniobras. Por último, los fondos de Itauna son capaces de funcionar con swells de cierto tamaño, característica con la que no cuenta la playa de Rio.

Elefantes y Gaviotas

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.