El primer plástico se creó en Estados Unidos, en 1860, cuando se ofreció un gran premio para quien pudiera sustituir el marfil para fabricar bolas de billar. El vencedor fue John Hyatt, quien inventó el celuloide, que a su vez dio origen a la industria cinematográfica. A partir de ahí, nuevos plásticos, distintas variedades y características, nuevas ventajas… y nuevos problemas también.

Que el plástico fue un gran invento y es un gran problema es algo sabido por todos.
El plástico inunda nuestro planeta desde los vertederos hasta los océanos, de hecho, diversas asociaciones estiman que en el 2050 tendremos más plástico que peces en el mar. Ahí es nada.

RePlast es un ladrillo fabricado a base de plásticos recogidos del océano. El padre de la criatura es Peter Lewis, fundador de ByFusion, una empresa de gestión de residuos orientada a reciclar todo tipo de residuos plásticos (reciclables y no reciclables) en materiales de construcción alternativos y ecológicos. El resultado: un bloque de plástico reciclado, que puede utilizarse como material de construcción. Su fabricación emite un 95% menos de CO2 que el bloque de hormigón convencional.
Un claro ejemplo de actuación por el cambio, ahora “solo” queda esperar a que soluciones como RePlast se popularicen para empezar a dejar menos huella en nuestro planeta.

Elefantes y Gaviotas

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.