La primera piscina de olas pública de Kelly Slater prevé instalarse en Florida, sobre una superficie de 56.000 metros cuadrados. El 11 veces campeón del mundo y creador de la mayor piscina de olas hecha por el hombre, pretende ahora abrir la primera instalación pública de este tipo en su propio lugar natal…

La compañía Kelly Slater Wave será la responsable de desarrollar el proyecto, lanzándose así a la comercialización de su piscina de olas. Recordemos que en mayo de 2015, WSL Holdings, empresa matriz de la World Surf League, adquirió una participación mayoritaria en la Kelly Slater Wave Co.

Kelly Slater Wave presentó un pedido formal en el condado de Palm Beach para llevar a cabo el proyecto, ya apodado como Surf Ranch Florida. Durante el pasado 2016, Slater quiso abrir una piscina de olas pública en San Diego, aunque tras la negativa municipal, se resolvió trasladar la iniciativa dos horas al sur de su ciudad natal, Cocoa Beach, en Florida.

La comisión de distrito de Palm Beach, en Florida, evalúa la propuesta de la primera piscina de olas pública de Kelly Slater, una instalación que podría ser, además, escenario de competencias internacionales.

En caso de aprobarse el proyecto por parte del Condado de Palm Beach, se construiría dentro del Palm Beach Park of Commerce. Además de convertirse en posible sede de eventos anuales internacionales, Surf Ranch Florida prevé acoger 83.000 invitados al año (casi 230 por día) y erigirse como un centro de entrenamiento para los surfistas de la WSL, indicó el pasado mes de marzo The Inertia.

La primera piscina de olas pública de Kelly Slater pretende construirse de modo sostenible, utilizando 100% de energía solar y ofrecerá, a su vez, un “centro de aprendizaje” para enseñar a los visitantes sobre la calidad del agua, las energías renovables, etc., así como también dar acceso e instrucción a jóvenes desfavorecidos.

Pese a que gran parte de los comisionados apoyan la iniciativa, muchos residentes de Jupiter Farms y asociaciones cívicas han expresado su rechazo ante su potencial amenaza para el área natural de Pine Glades, próxima al lugar donde prevé instalarse la piscina de olas pública de Kelly Slater.

Si ustedes han investigado por Google lo que pasó en Texas con un parque similar, ¿qué tienen que decir esos residentes sobre ese parque con sus casas inundadas cuando algo salió mal? No hay garantía de que puedan retener toda esta agua“, dijo un residente a ese mismo medio, en referencia a los problemas que tuvo el parque Nland en Texas, donde luego de constatarse daños bajo la laguna, se procedió a drenar la zona para hacer reparaciones y el agua terminó fluyendo en las propiedades residenciales cercanas.

Otros consideran ridículo e innecesario montar un parque de surf tan próximo al océano. “Sólo en Palm Beach queremos cambiar las reglas de zonificación para construir un parque de surf a ocho millas de la playa“, agregó.

Por último, según reveló el medio local South Florida Business Journal, la piscina de olas artificial de Slater, cuya locación era aún una interrogante, se encuentra en Lemoore, ciudad del Valle de San Joaquín, ubicada en el condado de Kings, en California.

 


1 COMENTARIO

Dejar una respuesta