En un mundo copado por redes sociales y publicaciones de todo tipo, mantener spots de surf secretos parece imposible. Sin embargo, por acá y allá aún existen olas vacías de gente, en lugares remotos y únicos. ¿Qué mejor que seguir algunos consejos de Mikala Jones, un explorador nato de olas tan perfectas como desconocidas…?

Nacido y criado en Oahu, Hawái, Mikala Jones ha hecho del surfing en olas remotas todo un oficio, conservando spots de surf secretos pese a la vulnerable exposición de estos días. ¿Cómo hacerlo en un mundo tan mediatizado como hoy? En poco tiempo, una ola solitaria e ignota puede convertirse en viral y mundialmente conocida.

Pero a no engañarnos ilusamente. Tal como ha expresado Mikala Jones durante una entrevista con Surfermag:

No es que yo descubra lugares que no han sido surfeado antes. Las personas han surfeado en todas partes. Entre la información que puede obtenerse a través de Google Earth, cartas náuticas y foros en línea, además de la rapidez con que uno puede moverse en barcos y aviones, el mundo ya no es tan grande. Si sabes dónde buscar, puedes encontrar información sobre casi cualquier lugar. El truco es asegurarse de no agregar públicamente esa información una vez que has estado allí“.

Claves para mantener spots de surf secretos, según Mikala Jones

La primera clave, aunque evidente, consiste en no propagar los rumores.

Cuando surfeamos una ola aún desconocida, o incluso una que todavía no ha sido surfeada, debemos crear una cortina de humo desde el inicio. No dar pistas, no caer en la tentación de dar detalles o explicar la expedición en corrillos de parking o internet“, aconseja Jones según una nota publicada por Todosurf.

En segundo lugar, accede a esos spots de surf secretos en solitario.

No vayas con cinco furgonetas llenas de amigos, intenta acercarte solo y comparte el lugar solo con los más cercanos y de confianza total. Si alguien te transmitió el secreto, no lo difundas a los 4 vientos, no lo estropees y valora la confianza que se te ha brindado”.

Como él mismo reconoce, las redes sociales también pueden ser de gran utilidad, pudiendo encontrar en ellas “información sobre olas aún no conocidas”.

De hecho, “¿cómo creéis que yo dirijo muchos de mis viajes? ¡Escuchando los rumores de otros! En un mundo con tanto acceso a información vía redes, procura no aumentarla con tu aportación si quieres que esa ola permanezca más tiempo tranquila”.

Aunque las redes sociales son, al mismo tiempo, “el arma más mortífera para que dejen de ser” olas secretas.

Hay mucho troll ahí fuera husmeando cada detalle: ten cuidado con las fotos que aportan detalles geográficos de localización, aunque no pongas el nombre de la ola. Un edificio o un accidente particular de la costa pueden ser muy claros. Por supuesto, y esto lo he visto aunque suene increíble, no presumas de que conoces ese spot haciéndote un selfie con nombre y hasta localización GPS del lugar, ¡eso es absolutamente de patanes de internet!”.

Mikala Jones disfrutando alguno de sus spots de surf secretos...
Mikala Jones disfrutando en alguno de sus spots de surf secretos…

Como última recomendación, Jones nos exhorta a recuperar esa noble capacidad de disfrutar de modo anónimo, sin dar espacio a los egos ni hambres de reconocimiento:

En estos días todo el mundo piensa que algo que haces no tiene valor si la gente no sabe que lo has hecho. El surfear una ola que los demás desconocen no te ganará puntos en el pub local, no podrás aumentar tu reputación entre las masas de la playa como un aventurero descubridor. Pero tendrás la verdadera satisfacción de saber mantener un secreto y de disfrutar una ola por encima de vanidades cutres”.

Dejar una respuesta