La relación de Natalia con el surf no ha sido la que se espera de una persona que ama el mar sobre todo lo demás. Lo suyo no fue amor a primera vista, ni tampoco una filosofía de vida, si no una manera más de estar en contacto con ese medio por el que siente una profunda atracción y respeto.

Buceadora profesional, decidió subirse a una ola por primera vez cuando ya rondaba los treinta. Lo hizo uno de esos días en los que no había viento suficiente para navegar con el windsurf, otro de los deportes de mar de los que era aficionada en su juventud. Sin embargo, el surf no terminó de atraparla, cosa que sí había ocurrido con un buen número de amigos suyos, incluido Miguel, el chico que con los años terminaría siendo su marido.

Unos meses más tarde Natalia recibiría como regalo una tabla de surf, el primero de los muchos detalles que Miguel tendría con ella desde aquel momento. Se trataba de una tabla hecha en California, muy grande y voluminosa, con un brillo que llamaba mucho la atención y que le daba un aspecto impoluto, pese a que no era una tabla nueva. Ese gesto le hizo muchísima ilusión, aunque más por el hecho de quien venía y de lo que significaba que por la tabla en sí.

Aquella tabla sirvió para afianzar, con el tiempo, la relación entre Natalia y Miguel, pero no la de ella con el surf. Pese a dedicar buena parte de su vida y de su tiempo a disfrutar del mar, las olas terminarían por convertirse en el “último recurso” para pasar un buen día de verano junto a Miguel en la playa.

Casi veinte años después, Natalia sigue conservando su preciosa tabla californiana. Nunca ha tenido necesidad de cambiarla por otra, y probablemente tampoco tenga pensado hacerlo nunca. Aquella tabla quizás no cumplió del todo la misión por la que fue creada, ni tampoco la idea que tuvo Miguel al regalársela, sin embargo, Natalia sería incapaz de deshacerse de ella. El valor que tiene va mucho más allá de todo eso.


Foto de portada: Vintage Surf Photos / Acidcow.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.