Corría el año 2002 e Iván, un estudiante de filología inglesa de diecinueve años, no estaba pasando por un buen momento. Su vida había dado un giro brusco e inesperado cuando, semanas antes, descubrió a su novia junto a su mejor amigo.

Fue un golpe muy duro para él, un chico que siempre había destacado por su nobleza y honradez.

Sus padres, al verle en ese estado, creyeron que sería buena idea organizarle un viaje a Malta en verano. Unos amigos suyos les habían recomendado ese destino, sobre todo para estudiantes que quisieran mejorar su inglés, así que nada más terminar el curso, Iván hizo las maletas y se fue hacia allí.

Su lugar de residencia en la isla fue Mallieha, una pequeña ciudad en el norte donde estaba situada la academía de idiomas. Durante el día, esta pequeña población llevaba un ritmo de vida muy tranquilo; pero por la noche, Mallieha y su bahía se transformaban por completo y la fiesta invadia todos los rincones del lugar.

Iván solo pasó allí tres semanas, pero volvió a Santander como un chico completamente distinto al que se fue; el pasado era pasado, y ya tendría tiempo en el futuro de preocuparse por las chicas, eso no tocaba ahora.

Sus padres respiraron aliviados, satisfechos al verle de nuevo así. Sin embargo, su padre tenía un asunto pendiente con él.

Durante el tiempo que estuvo allí, Iván fue enviándoles algunas postales del lugar, contándoles lo bien que se encontraba allí y lo agradecido que estaba por aquel viaje. Sin embargo, en una de las postales que tenía como título Selmun, su padre apenas pudo prestarle atención a lo que le escribía su hijo. El motivo, una rompiente triangular que aparecía en la imagen y que le había dejado sin palabras.

Un simple  de su hijo a su pregunta incrédula terminaría por desencadenar, años después, en uno de los mejores surftrips que padre e hijo recuerdan. Aquel inolvidable viaje a Selmun de 2005.


Foto de portada: Surfer Today

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.