Con este título, podemos imaginarnos en una playa desierta, sentados en postura de meditación en la orilla, con el murmullo de las olas y de nuestra respiración por únicos sonidos, pero… Nosotros hoy vamos a hablaros de esa meditación que podéis hacer en esas playas en las que resuenan las risas de los niños, las conversaciones sin fin de los no tan niños y la canción del verano en el chiringuito… Porque el silencio interior del que nos habla el yoga, es una consecuencia de la práctica y la voluntad.

Sentado, trabaja en dirigir tu atención a voluntad, no hacia el estímulo externo más poderoso, si no hacia donde tú elijas (el sonido del mar, tu respiración, el sonido del viento pasando entre los árboles…) e intenta sostenerte en ese momento presente. Cuando seas consciente de que un pensamiento o proceso mental te ha sacado de ese observar de tu respiración, suavemente vuelve a donde estabas al principio: a observar aquí y ahora.

Este tipo de meditación sobre un objeto (sonido, imagen, respiración…) nos resulta muy efectivo cuando nos cuesta sostenernos en el momento presente debido a estímulos externos.

A veces, cuando no podemos hacer nada por cambiar una situación (una playa atestada de personas que se disponen a disfrutar del día, como tú) lo único que nos queda es cambiar la actitud con la que respondemos a esa situación.

Así que, antes o después de surfear… Asanas y meditación, da igual que no estés en Bali.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.