Ya ha pasado más de una semana, pero los ecos de la histórica marejada de Cloudbreak aún resuenan en uno de los grandes protagonistas de la gesta. Hoy todos sabemos que lo que hizo el chileno Ramón Navarro fue histórico; probablemente la mayor ola jamás surfeada en Cloudbreak. Pero lo que muchos desconocíamos era que ese objetivo comenzó a tomar forma seis años antes, cuando Navarro surfeó el red code de 2012.

Este vídeo muestra también la parte más emocional de surfear una ola de estas características. La parte previa, donde la intuición, paciencia y experiencia juegan un papel fundamental, y el desenlace, donde Navarro empieza a tomar conciencia de lo que realmente ha conseguido.

Una recompensa totalmente merecida para un hombre que ama profundamente el mar y que así lo demuestra siempre que tiene ocasión.

Enhorabuena Ramón! Por tu humildad y por ser un ejemplo para los que vienen.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.