• Tal y como adelantábamos hace un par de días, los pronósticos apuntaban a que el Rip Curl Cup iba a decidirse en la jornada del jueves, y finalmente así ha sido.
  • En unas condiciones inmejorables, el joven surfista australiano Jack Robinson (20 años) se ha hecho con el prestigioso evento, superando en la final a tres ídolos locales.

Victoria para uno de los mejores dentro del tubo

No es casualidad que un tipo como Jack Robinson sea, a sus veinte años, un veterano en esta prueba. Con seis participaciones en su haber, el australiano ha tenido la oportunidad de surfear con alguno de los grandes, entre los que destaca Jamie O’Brien, una de sus grandes influencias.

“Estas han sido las mejores olas que he visto en Padang desde que Jamie ganase la prueba en 2009” recordaba Robinson antes de la final, y añadía en relación a las olas: “Yo aún era un chaval por aquel entonces y siempre quise poder estar dentro en un día así”.

Lo cierto es que, pese a demostrar su gran habilidad como tuberider, a Robinson siempre se le había resistido el acceso a la final. Hasta este año.

Emparejado en la segunda semifinal, el joven surfista consiguió imponerse a sus rivales tras una manga excelente, en donde consiguió un total de 18.60. Aún así, el nivel de la primera semifinal había sido tan escandaloso (Jacob Willcox, por ejemplo, quedó fuera de la final pese a obtener un 18.15) que pocos podían prever un triunfo para el australiano.

Pero eso fue precisamente lo que ocurrió. En la final junto a Robinson estaban tres surfistas locales, Agus “Blacky” Setiawan, Mega Semadhi y Adi Putra; estos dos últimos, además, persiguiendo el hito de convertirse en el primer tricampeón en la historia de la prueba. Pero todo eso quedó en papel mojado cuando el australiano puso sobre la mesa el primer 9.90. Minutos después llegaría un doble tubo imposible al que los jueces no tuvieron más remedio que puntuarlo con un perfect 10, lo que terminaría por ser a la postre el colofón a su gran actuación.

Podium del Rip Curl Cup. WSL / Nate Lawrence
Podium del Rip Curl Cup. WSL / Nate Lawrence

Padang Padang en modo on fire

Mención especial merecen también, lógicamente, las excepcionales condiciones que se dieron durante la jornada de ayer. Tanto surfistas como espectadores pudieron disfrutar de un espectáculo calificado como uno de los mejores en la historia del Rip Curl Cup.

Muestra de ello fue que al término de la final, poco parecía importarles a los finalistas quien se había hecho con el trofeo. “Han sido dos días de surfing impresionantes, todo el mundo entubándose sin parar. No se puede pedir más.”apuntaba Mega Semadhi, mientras que Robinson señalaba que “no hay nada mejor que poder surfear con ellos un día así en Padang”.


Foto de portada: WSL / Nate Lawrence

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.