Prácticamente, no cabían dudas al respecto. Ahora, la confirmación es oficial. El hawaiano Garrett McNamara quebró en 2011 el récord mundial por la ola más grande jamás surfeada. Quién no recuerda esa terrorífica y épica postal, donde se lo ve bajando desde un dinosaurio de 78 pies, nada menos que en Nazaré, Portugal.

Al principio, llegó a decirse que se trató de una ola de 90 pies de altura, aunque la cifra oficial se ubicó finalmente en los 78 pies, registro con el que rompe el anterior récord mundial de 77 pies, a cargo del californiano Mike Parsons en Cortes Bank, California, 2008.

A sus 49 años, Garrett McNamara batió una nueva marca del Guinness World Records, correspondiente a la ola más grande jamás surfeada (con remolque), luego de domar un monstruo de 23,77 metros (78 pies), en Praia do Norte, Nazaré.

Aunque aún no se ha confirmado, muchos afirman que en 2013, dos años después de aquel hito en la historia del surfing de olas grandes, Garrett habría dominado una ola aún mayor, superior a los 30 metros. Tal como advierte la web de los Guinness World Records, dicho registro no está verificado oficialmente.

 

Nazaré, 2011. Garrett McNamara surfeando la ola más grande jamás registrada: más de 23 metros de altura.

En 2017, seis años después de la hazaña, Guinness World Records certifica que efectivamente, la ola más grande jamás surfeada a nivel mundial corresponde a la de Garrett McNamara. A pesar de las complejidades que supone medir las olas de Nazaré con exactitud, la medición oficial se situó en 23,7 metros (78 pies). Tan grande como un edificio de 10 pisos.

Realmente fue como montar cualquier otra ola. No tenía ni idea que estaba montando una ola que rompería una marca mundial. Estaba esperando que estuviera en otra parte de la ola, pero tras ver el vídeo me di cuenta que estaba en la perfecta posición’’, recuerda Garrett sobre aquel día imborrable e impensado, según declaraciones publicadas en la web de los Guinness World Records.

Si llegara a confirmarse que la ola de 2013 surfeada en Nazaré por el propio McNamara alcanzó los 30 metros (100 pies), se habría roto el récord hoy vigente y la nueva marca pertenecería, otra vez, al hawaiano.

Restan aún mediciones y confirmaciones respecto a las olas surfeadas por otros grandes jinetes de monstruos de agua, como ser Andrew Cotton y una bajada desde aparentemente 24 metros en 2014.  O el caso del brasileño Carlos Burle, surfeando una ola mayor a los 30 metros, en ambos casos también en Nazaré.

Garrett McNamara:  “Cuando alguien quiere ser el huésped de la ola, el agua construye las normas y hay que adaptarse o te echará de una manera poderosa y peligrosa.

 


Dejar una respuesta