Pese a encontrarse en plena vorágine de la competición, el surfista brasileño Gabriel Medina tiene tiempo estos días para apoyar a su país en la competición por excelencia de la Verdeamarelha durante la Copa del Mundo de Fútbol de Rusia 2018.

Hace unos días Medina desvelaba su pasión por el fútbol y su sueño de la infancia de ser un futbolista profesional, además de que estará apoyando incondicionalmente a la Canarinha como un brasileño más.

El surfista de São Sebastião recordaba la forma en que le marcó con tan solo 8 años la Copa del Mundo de Fútbol de Corea y Japón en 2002, en la que un futbolista con un extravagante corte de pelo se convertía en la gran estrella del campeonato y guiaba a su selección hacia el título. Ese no era otro que Ronaldo Nazario de Lima “O Fenómeno. Aquel extraño flequillo del 9 de Brasil y la fiesta que paralizó su país aun siguen en su retina 16 años después.

Al margen del amor por su país, Gabriel Medina está muy pendiente de la actuación de Neymar Jr. Ambos deportistas gozan de una gran amistad y se les puede ver juntos cada vez que sus profesiones se lo permiten. De hecho, el surfista ha sido quien le ha dado las primeras nociones a su amigo de cómo cabalgar una ola montado sobre una tabla aunque, como ellos mismos bromean, es una disciplina en la que está muy lejos de su talento con la pelota.

De cualquier modo, Medina y Neymar, que siempre están conectados a través de una aplicación de mensajería en su ya popular grupo “Diretoria”, han cruzado algún que otro desafío en función de cómo vayan las cosas en la Copa de Mundo. Según ha desvelado el surfista, si la selección brasileña se proclama campeona, tendrá que llamar inmediatamente a su amigo Neymar y cantarle la canción “Apelido Carinhoso” del intérprete sertanejo Gabriel Lima. Así que tal y como aparece ahora la Canarinha con su papel de favorita en los pronósticos de las apuestas de BetStars, Medina ha confesado que ya ha comenzado a ensayar.

El surfista también se ha referido a los ritos y supersticiones que se generan alrededor de este tipo de grandes competiciones, afirmando que personalmente no los lleva a cabo porque en su caso no le han funcionado. Según él mismo desvela con humor, en ocasiones ha tratado de realizar ese tipo de gestos para buscar la suerte y ésta siempre le ha dado la espalda. Eso sí, afirma que su padre es muy supersticioso y que no olvida este tipo de rituales. Por ejemplo, durante su competición de 2015 en Fiji, su papá se situaba en el mismo punto y con la misma ropa que lo había visto vencer un año antes en ese mismo lugar, aunque parece que esto tampoco le dio el resultado que esperaba.

Pero en lo que se refiere al mundial de fútbol, Gabriel Medina está convencido de que la Seleção llega a este campeonato perfectamente preparada y liderada por un Neymar en un gran momento de forma tras superar su lesión. Piensa que es el momento idóneo de saltar a la cancha para divertirse y disfrutar, lo que él considera que es el mejor medio para llegar a su objetivo de ser hexacampeones del mundo.

Sin duda, el apoyo incondicional de Gabriel Medina es otra inyección más de moral para los jugadores brasileños que están en Rusia, y en especial para su socio Neymar. No hay que olvidar que el joven surfista de 24 años, campeón del mundo en 2014, es una superestrella en Brasil, un país donde se ama el deporte y a sus deportistas. Su pasión por la Canarinha se verá reflejada de igual modo en miles de seguidores.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.