Científicos han encontrado elevados niveles de polución en los abismos del océano, llegando hasta las profundidades de la Fosa de las Marianas y la Fosa de Kermadec. Se trata de registros de contaminación ocasionados por la actividad humana, en dos de las fosas oceánicas más profundas de la Tierra, situadas a más de 10.000 metros…

Una de las extrañas especies que habitan las profundidades de la Fosa de las Marianas…

Según un estudio publicado en la revista Nature, científicos de Reino Unido detectaron “niveles extraordinarios” de polución en las profundidades océanicas, evidenciando que la contaminación que provocamos en la superficie puede extenderse hasta remotos puntos del planeta.

Los niveles de contaminación eran considerablemente más altos que los medidos en regiones próximas a zonas fuertemente industrializadas, lo que plantea la existencia de una bioacumulación de contaminación antropogénica y apunta a que estos contaminantes son omnipresentes en los océanos del mundo y en sus profundidades“, indica Alan Jamieson, autor del estudio y profesional de la Universidad de Newcastle y la Universidad de Aberdeen.

Los niveles de contaminación fueron detectados en el tejido graso de los anfípodos…
Foto: Dr Alan Jamieson

Para su investigación, recogieron muestras de crustáceos anfípodos en la Fosa de las Marianas y la Fosa de Kermadec, localizadas ambas en las profundidades del Océano Pacífico y separadas entre sí por unos 7.000 kilómetros de distancia.

Dichos crustáceos fueron capturados a unas profundidades de entre 7.000 y 10.000 metros, constatándose niveles de contaminación próximos o incluso mayores a los registrados en la Bahía de Suruga, en Japón, una de las zonas del noroeste del Pacífico más azotadas por la contaminación industrial.

“El legado y alcance de la influencia antropogénica se evidencia aún más claramente por su impacto en los hábitats más remotos e inaccesibles en la Tierra”, dice el Dr. Alan Jamieson.

Antes se pensaba que las fosas marinas eran la parte más limpia de la naturaleza, intocada por el hombre, por lo que es extremadamente sorprendente haber encontrado estos altos niveles de contaminación… Es más elevada que en la boca de los dos ríos más contaminados del mundo, el Liao y el río de la Perla, en China“, indicó Jamieson.

 

En un artículo adjunto al estudio y también publicado en Nature, la experta Katherine Dafforn reflexiona: “Jamieson y sus colegas han presentado pruebas claras de que el océano profundo, en vez de ser remoto, está altamente conectado con la superficie marina y está expuesto a concentraciones significativas de contaminantes producidos por el hombre. Sus hallazgos son cruciales para el futuro monitoreo y el manejo de estos ambientes únicos“. 

Al mismo tiempo, se trata de otra triste muestra del inmenso e insospechado alcance de las actividades del hombre, cuyos coletazos asoman en dos de los rincones más apartados del planeta…

Increíbles creaturas que habitan la Fosa de las Marianas:

 

 

Dejar una respuesta