La Fuerza Aérea de los EE.UU. pretende realizar una serie de pruebas militares justo frente a la costa de Kauai, en Hawái, poniendo en peligro a especies marinas que sentirán el impacto de otra irresponsable obra del hombre, ese histórico gestor de la contaminación acústica del océano

La Fuerza Aérea ha propuesto lanzar alrededor de 100 bombas – en rigor, 86- al año, algunas de hasta 300 libras, en las aguas al norte de Kauai“, indicó a The Dodo Michael Jasny, experto en contaminación acústica del océano e integrante del NRDC (Marine Mammal Protection Project for the Natural Resources Defense Council).

Delfines, ballenas y otras especies marinas son susceptibles de sufrir cambios en sus hábitos, nuevamente a causa de la acción humana, esta vez por una serie de pruebas militares que pretenden realizarse al norte de Kauai…

La propuesta sostiene “que mantendrá a las ballenas y los delfines fuera de peligro al buscarlos en la superficie, pero eso no es tarea fácil en las aguas pesadas alrededor de las islas“, advirtió Jasny.

Investigadores de los fenómenos que originan la contaminación acústica del océano se encuentran razonablemente preocupados frente a estas inminentes pruebas militares, pues podrán afectar la forma en que ballenas, delfines y otras especies marinas se comportan.

La forma en que los animales crían, migran, comen y amamantan a sus crías podría ser interrumpida“, asegura Jasny sobre uno de los impactos posibles del denominado The Long Range Strike Weapons Systems Evaluation Program, una iniciativa de EE.UU. que consistirá en la detonación de misiles y bombas tanto en la superficie como debajo del océano, durante un período estimado de cinco años.

Actividades humanas como la navegación o el transporte marítimo han aumentado los niveles de contaminación acústica del océano, impactando negativamente en animales y ecosistemas oceánicos, reduciendo su capacidad para comunicarse y escuchar las señales ambientales cruciales para la supervivencia, como ser encontrar alimento o evitar ser presa de depredadores.

Los investigadores estiman que aproximadamente 40 animales marinos estarán ensordecidos permanentemente y cerca de 400 padecerán una pérdida temporal de audición.

Además de la NRDC, otras organizaciones como the Conservation Council for Hawaii, the Animal Welfare Institute, the Center for Biological Diversity o Earthjustice and the Ocean Mammal Institute han enviado una carta en contra de esta peligrosa e innecesaria iniciativa.

Vista aérea de Kauai, la más antigua y la cuarta más grande de las islas principales del archipiélago de Hawái.

La contaminación acústica del océano“ocean noise” en inglés- refiere al rango de sonidos originados por actividades humanas, que pueden interferir e impactar en la capacidad de los animales marinos para escuchar sonidos naturales en el océano.

Sin la capacidad de escuchar, son incapaces de realizar las tareas más básicas necesarias para su supervivencia“, sostiene la petición que busca detener este proyecto de la Fuerza Aérea de EE.UU. “El ruido de las pruebas militares, así como la navegación comercial y la exploración de petróleo y gas, ha causado trauma, sordera y condujo a la masiva muertes de delfines y ballenas en playas de todo el mundo“.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí