El 2017 va llegando a su fin. Como es habitual en estas fechas, los balances y resúmenes de lo acontecido durante estos doce meses se van sucediendo. En este sentido, desde nuestra sección musical En Clave de Sol, queremos dedicar las últimas entradas de este mes a alguno de los grandes personajes de la historia musical que nos han dejado este año. Si la semana pasada rendimos tributo a uno de los padres del Rock & Roll, Fats Domino, hoy hacemos lo propio con otro de los grandes del género, el guitarrista, compositor e intérprete Chuck Berry.

Inicios

Berry nació en 1926, en la localidad estadounidense de Saint Louis, en Missouri. Su adolescencia no fue fácil, ya que tuvo que cumplir una condena de tres años en un reformatorio juvenil por un robo a mano armada. En esa época, a finales de los ’40, profundizó en su pasión por el canto y la guitarra, compaginándola con oficios varios cuando fue puesto en libertad.

Su trascendencia musical llegaría en la década de los ’50.Tras formar parte de una banda de Rhythm & Blues, el guitarrista daría un paso importante en su carrera al firmar con el sello de Chicago Chess Records. Era el año 1955.

Pocos meses después de firmar su primer contrato Chuck Berry lanzaría su primer gran éxito musical, el tema Maybellene. Con él, el músico alcanzaría el ascenso a la fama, después de vender más de un millón de copias vendidas y situarse en lo más alto de las listas de R&B, así como un quinto puesto en las listas blancas de pop.

El éxito y sus distintas caras

Tras posteriores éxitos a base de singles, como Roll Over Beethoven o School Days, Berry lanzó en 1957 su primer álbum de estudio, After School Session. Un año más tarde se publicaría el que probablemente sea el himno del guitarrista, el tema Johnny B. Goode. Versionado hasta la saciedad por contemporáneos y posteriores generaciones, el single, curiosamente, no llegaría nunca a alcanzar la cima en las listas de R&B, quedándose en el segundo puesto.

Por aquel entonces, Chuck Berry era un artista consolidado. A sus apariciones en películas de la época se sumaban sus incontables apariciones en programas televisivos, así como su participación en giras especiales junto a grandes músicos del momento como Louis Armstrong, Buddy Holly, The Drifters o Gerry Mulligan entre otros.

Sin embargo, su carrera musical sufriría un duro revés en 1959. Ese año Chuck Berry fue condenado a cinco años de prisión (que quedarían en tres) por viajar junto a una menor de edad. Durante su ausencia se produjo la irrupción de la música británica, muy influenciada por la obra de artistas como el mismo Berry o el mencionado Fats Domino. Prestigiosas formaciones musicales como los Beatles o los Rolling Stones llegaron incluso a versionar los temas del guitarrista.

Chuck Berry popularizó su famoso duckwalk, imitado posteriormente por grandes como Angus Young. Fotocred: Donal F. Holway / The New York Times
Chuck Berry popularizó su famoso duckwalk, imitado posteriormente por grandes como Angus Young. Fotocred: Donal F. Holway / The New York Times

Una vez puesto en libertad, en 1963, el músico inició una nueva etapa en su trayectoria. Su primera gira en el Reino Unido vino seguida de un cambio de discográfica. No obstante, pese a publicar media docena de álbumes con su nuevo sello, Mercury, el cantante no alcanzaría el éxito obtenido anteriormente. Tras cinco años de luces y sombras, Berry decidió regresar a Chess Records, su primer sello. Y lo hizo por todo lo alto, publicando el disco Back Home. Con él alcanzó un notable éxito, coronado con su único primer puesto en el Billboard, gracias a su tema My Ding a Ling.

Nuevas publicaciones se sucedieron hasta 1975, año en el que, con su álbum homónimo, Chuck Berry concluyó su relación con la discográfica Chess. El artista publicaría tan solo un disco más, el último de su carrera, Rock It, mediante el sello Atco. 

Legado y Reconocimiento

El legado de Chuck Berry en la música es de vital importancia. A él se le atribuye la instauración de la guitarra eléctrica como el instrumento estandarte del Rock & Roll. Además, Berry fue, en cierto modo, el pionero en aplicar el lenguaje poético de la vida adolescente a las letras del rock and Roll.

Chuck Berry en 1973. Fotocred: Chris Foster / REX
Chuck Berry en 1973. Fotocred: Chris Foster / REX

La influencia de Chuck Berry es visible en la obra y trayectoria de alguna de las bandas más grandes en la historia de la música. Bob Dylan, Angus Young, o los mencionados Beatles y Rolling Stones son tan solo algunos de los grandes ejemplos de la trascendencia musical del músico de Saint Louis.

Por todo ello Berry obtuvo numerosos reconocimientos a lo largo de su trayectoria: Grammy a la carrera artística y Premio Polar por la Real Academia Sueca de la Música (el equivalente al Nobel musical), así como la inclusión en el Rock & Roll Hall of Fame sean, quizás, alguno de los principales galardones obtenidos por el popular músico.

Chuck Berry falleció el pasado 18 de marzo, a la edad de 90 años. Por suerte, su obra musical permanece tan viva y vigente como el primer día.

 


Dejar una respuesta