Antoine Dominique Domino, más conocido como Fats Domino, ha sido uno de los artistas eternos que nos ha dejado en este 2017. Falleció el pasado 25 de octubre en su ciudad natal, New Orleans, a la edad de 89 años. En esta edición de En Clave de Sol repasaremos la trayectoria de Fats Domino, uno de los más grandes en la historia de la música.

Fats Domino, la cara amable del Rock & Roll. Fotocred: Getty Images
Fats Domino, la cara amable del Rock & Roll. Fotocred: Getty Images

Inicios

Antoine Dominique Domino nació en New Orleans el 26 de febrero de 1928. Después de la II Guerra Mundial, el Rhythm & Blues emergió con fuerza. Por aquel entonces, New Orleans era un hervidero de cultura musical, en donde convergían una gran variedad de estilos. La ciudad ya era conocida por su avivada escena musical, pero ninguno de sus artistas consiguió alcanzar, hasta la fecha, el estatus adquirido por Fats Domino. Él se convertiría, con el paso del tiempo, en el máximo exponente de la ciudad, junto a Louis Armstrong.

Ese entorno fue en el que la carrera musical del joven Antoine Dominique Domino empezó a rodar. El apelativo de Fats, con el que sería mundialmente conocido, lo adquirió debido a su admiración por el pianista Fats Waller; aunque también a causa de su característico sobrepeso (Fats se traduce como “gordo”).

A sus catorce años comenzó a tocar en algunos bares y locales de la ciudad. Fue aquel tiempo en donde conoció a Dave Bartholomew, un músico de jazz mayor que él, pieza clave en la proyección musical de Fats Domino. Bartholomew, que había firmado con el sello Imperial, actuó de interlocutor en la incorporación del joven Fats a dicho sello. Esa decisión sería un gran acierto para ambas partes, ya que desde ese momento la carrera del genio despegaría definitivamente.

El apogeo de su carrera, la década de los ‘50

Su primer gran hit llegó en el año ’49, con el single The fat man. Respaldado por su padrino musical, Dave Bartholomew, el tema consiguió vender más de un millón de copias. The fat man es considerado por la crítica especializada uno de los primeros Rock & Roll, antes incluso de que se produjese el nacimiento del propio género.

El artista en 1956. (AP Photo)
El artista en 1956. (AP Photo)

A partir de ese momento, Fats Domino viviría su época dorada. Diez años en los que su contribución a la música se haría eterna. En 1952 conseguiría su primer número 1 en las listas de R&B, con el tema Going Home. Además, esta canción le permitió entrar en el Top-30 de las listas de pop blancas, un hecho muy inusual en aquellos tiempos de segregación racial a todos los niveles de la sociedad americana.

En 1955 obtendría, con la versión del single Ain’t that a Shame, uno de sus grandes éxitos crossover (temas que triunfan en listas negras y blancas), alcanzando un nuevo nº1 en los charts de R&B y un Top-10 en los pertinentes ránkings para blancos. All by Myself, The Big Beat o I’m Ready se unieron al gran elenco de éxitos en los años siguientes. Era el momento de pleno esplendor en la trayectoria del artista, que le llevó incluso a protagonizar algunos cameos en la gran pantalla. Se estima que el grueso de las ventas que consiguió el artista en su carrera (cifra aproximada a los 110 millones de copias) se produjeron en esa década.

Elvis Presley, en un concierto de 1969, al ser calificado como el Rey del Rock & Roll, rechazó, como era habitual, ese título, alegando que allí se encontraba una de sus grandes influencias, Fats Domino. (Foto-montaje del Independence)
Al ser calificado como el Rey del Rock & Roll en uno de sus conciertos de 1969, Elveys Presley, como era habitual, rechazó ese título, alegando que allí se encontraba una de sus grandes influencias, Fats Domino. (Foto-montaje del Independence)

Ocaso y reconocimiento

En el año 1959 Fats Domino publica, de la mano de su buen amigo Dave Bartholomew, Be my Guest. Esta canción está considerada como una de las bases del ska jamaicano, en el que la música de New Orleans tuvo una gran influencia.

A partir de ese momento la producción musical del artista comienza a disminuir, alcanzando en ocasiones muy contadas los primeros puestos en las listas de éxitos. Sin embargo, el reconocimiento de la escena musical no se hizo esperar; Artistas icónicos de la historia de la música como John Lennon, Paul McCartney, Tom Petty y Neil Young, entre otros, rindieron, a modo de versiones, un merecido tributo al músico de New Orleans.

Su humildad y timidez, su estilo relajado y su perfil bajo, en contraposición a otros grandes contemporáneos como Chuck Berry o Little Richard, no restan valor a uno de los principales artistas del siglo XX, considerado como uno de los padres del Rock & Roll.

 

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí