Chris Bertish surcando el Atlántico…

Tras tres meses de intensa remada, el sudafricano y surfista de olas grandes Chris Bertish cruzó el Océano Atlántico solo, de pie sobre una embarcación especial, aunque sin combustibles ni motores, impulsándose únicamente con un remo…

Surfer Becomes First to Make Solo Trek Across the Atlantic on …

This surfer spent 3 months crossing the Atlantic Ocean on just a paddleboard

تم نشره بواسطة ‏‎NowThis‎‏ في 13 مارس، 2017

Toda una hazaña con la que facturó registros históricos. En febrero de 2017 estableció un nuevo récord mundial de distancia recorrida en paddle stand-up (SUP), remando 62,55 millas náuticas (115,82 kilómetros) en 24 horas y quebrando su primer record de 50.03, facturado el día anterior.

Su aventura transatlántica finalizó luego de 93 días remando en solitario a través de las aguas del océano abierto, convirtiéndose en la primera persona en atravesar el Atlántico solo y sin asistencia, arriba de una tabla de stand-up paddle especialrecorriendo en total unas 4.050 millas náuticas (7500 kilómetros).

El sudafricano se aventuró en semejante odisea marina con la ayuda de sus brazos y remo, dentro de una tabla especialmente equipada para salir a flote de las complejas condiciones que implican surcar durante noches, días y meses los oleajes azules y verdes del Atlántico.

En todo momento, su posición fue monitoreada vía satélite. Partió el 6 de diciembre de 2016, saliendo del puerto de Agadir, en Marruecos. A las 08:30 AM del pasado 9 de marzo de 2017, Bertish llegó a la Isla Antigua, en Antigua y Barbuda, después de meses de travesía.

La tabla de Chris Bertish por dentro…

A lo largo del camino vio desde amigables tortugas, peces de todo tipo y color, o hasta un avistamiento de tiburón. Evidentemente, el sudafricano montó una tabla especial, una embarcación de 20 pies de largo y 1.350 libras cuando se encontraba a tope, diseñada por el arquitecto naval Phil Morrison.

Chris Bertish recorrió en solitario más de 4000 millas en océano abierto, sin ayuda y sin combustible, solo remando sobre una tabla especialmente equipada…

En ocasiones, la bravura del clima obligó a retroceder, aunque jamás descartó su objetivo. La tabla contenía una sección delantera donde refugiarse en sus pausas y descansos. Además, había sido específicamente ideada para mantener la dirección en medio de los oleajes y bataolas del océano abierto.

Contaba, a su vez, con 2 paneles solares para el equipo electrónico y así habilitar el seguimiento vía GPS, además de alimentar un teléfono satelital, radar, radio, entre otros elementos. Y en otro compartimento, alimentos almacenados para los tres meses de trayecto.

Con su viaje Chris Bertish recaudó US$400.000 de patrocinadores para obras benéficas, entre ellas la construcción de escuelas en Sudáfrica, el financiamiento de cirugías bucales para menores, o la creación de un fondo para alimentar a niños.

Fue la mayor distancia recorrida por una persona en solitario en océano abierto. Y es que este lobo de mar de 40 y pocos años es uno de esos tipos curtidos y enamorados por los océanos. El propio Chris Bertish no deja dudas al respecto:

“Cuanto más tiempo se puede pasar en el océano, en cualquier forma o modalidad, mejor. Soy un hombre del agua y el océano es mi inspiración. Es donde realmente me siento vivo, cómodo, contento, feliz y libre“.


Dejar una respuesta