Un hecho de los últimos días que nos ha llamado la atención han sido los sucesivos avistamientos de carabelas portuguesas en aguas de la península ibérica. Pese a que no es muy frecuente su presencia en nuestras latitudes, desde el pasado lunes hasta hoy se han podido recoger ejemplares de este animal en puntos tan diversos como Benidorm, Ría de Pontevedra o Islas Baleares. Hace poco mas de un mes también se registró la aparición de estas “medusas” en la costa gaditana, aunque, a diferencia de estos días, su presencia no se extendió a otras zonas.

Una carabela portuguesa, en una foto del pasado mes en aguas gaditanas. Foto: Jesús Marín / Diario de Cádiz
Una carabela portuguesa, en una foto del pasado mes en aguas gaditanas. Foto: Jesús Marín / Diario de Cádiz

¿Por qué llegan ahora a nuestras costas?

Las carabelas portuguesas, tal y como decíamos anteriormente, no suelen ser verse muy a menudo por aguas europeas. Su hábitat favorito son las zonas tropicales de los Océanos Índico y Pacífico, es decir, aguas cálidas. Sin embargo, debido a sus características, pueden verse arrastradas por el movimiento de las corrientes y la acción del viento a latitudes superiores, como el Océano Atlántico e, incluso, el Mar Mediterráneo.

En este sentido, la principal causa de su presencia actual en nuestras costas parece residir en las constantes borrascas atlánticas que, acompañadas por una fuerte predominancia de vientos de componente sur, podrían haber arrastrado a estos animales hasta la península ibérica.

La última vez que se tuvo constancia de una presencia similar a la actual fue en el invierno/primavera del año 2013, después de unos meses caracterizados, también, por un claro dominio de los vientos de sur.

¿Por qué representan una amenaza?

La principal característica de las carabelas portuguesas es su potente veneno. En cada centímetro cuadrado de sus tentáculos, este depredador posee más de un millón de células urticantes, con las paraliza a sus pequeñas presas.

En las personas, su veneno puede ocasionar un intenso dolor en la zona de la picadura, acompañado de síntomas como vómitos, náuseas o fiebre. Únicamente en casos muy concretos, como niños pequeños o adultos débiles y/o con determinadas enfermedades, la picadura de este animal puede provocar la muerte, por lo que es muy importante extremar la precaución cuando se tenga constancia de su presencia en nuestras playas.

Ha sido precisamente en este punto donde, en los últimos días, ha entrado la figura de los surfistas. Y es que, tanto en los avistamientos de la Ría de Pontevedra como en los de las Islas Baleares, fueron ellos quienes dieron el aviso.

Imagen de hace un lustro, cuando operarios de Protección Civil de O Grove advertían de la presencia de carabelas portuguesas. Foto: Muñiz / Faro de Vigo
Imagen de hace un lustro, cuando operarios de Protección Civil de O Grove advertían de la presencia de carabelas portuguesas. Foto: Muñiz / Faro de Vigo

¿Hasta cuándo podrían aparecer nuevos ejemplares?

Seguramente esta sea la cuestión que quede por responder. No obstante, teniendo en cuenta lo que sucedió en 2013, la aparición de nuevos ejemplares no debería prolongarse mucho más en el tiempo. En aquella ocasión, la presencia de carabelas portuguesas se produjo, curiosamente, también en el mes de abril, tal y como recogían algunos diarios como el Faro de Vigo o el Diario de Mallorca.

Además, no hay que olvidar que nuestras latitudes no son el hábitat de estos animales y que, a esta circunstancia, hay que sumar el cambio meteorológico que se espera para la segunda quincena del mes, con el cese momentáneo de las borrascas atlánticas.

Elefantes y Gaviotas

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.