Tiburón blanco a la vista…

Los tiburones suelen despertar terror y respeto. Pero pese a su temible imagen, su naturaleza salvaje y depredadora, o más allá de los recientes casos de ataques publicados, las cifras sugieren que las víctimas fatales o incluso la cantidad de ataques en el mundo no son tantos como podría pensarse…

Durante el pasado 2016 bajó en un 17, 3 % el número de ataques de tiburón no provocados a nivel mundial. De 150 casos registrados, 81 de esos incidentes fueron ataques no provocados a humanos.

Así lo ha comunicado la ISAF, International Shark Attack File (Archivo Internacional de Ataque de Tiburones), tras analizar 150 eventos ocurridos en el pasado 2016, relacionados con la interacción entre tiburones y humanos.

Surfistas y practicantes de bodyboard, skimboard, kitesurf o windsurf son las víctimas más recurrentes. De hecho, a lo largo del pasado 2016 el 58 % de los eventos los involucraron. Contrario a lo que podría suponerse, los menos afectados fueron los nadadores o pescadores (32,1 %), los usuarios que usaron equipo de flotación (3,7 %) y los buceadores (4,9 % / en el pasado 2016, se reportó un único ataque de tiburón a un buceador).

En 2016 se reportaron 150 ataques de tiburones y entre ellos, 81 ataques no provocados y 4 víctimas mortales…

Según la ISAF, se trata de un ataque no provocado cuando dicho incidente tiene lugar en el hábitat natural del tiburón, sin provocación humana hacia el depredador. Los ataques provocados generalmente suceden cuando un ser humano inicia contacto físico con un tiburón. Por ejemplo, “un buzo mordido después de agarrar un tiburón, ataques a los pescadores de alas y aquellos que alimentan a los tiburones, mordeduras que ocurren al desatar o quitar un tiburón de una red de pesca, etc.“, explica la ISAF.

El total anual de 81 ataques no provocados durante 2016 estuvo a la par con el promedio más reciente de cinco años (2011-2015) de 82 incidentes al año, remarca la ISAF y recuerda que los 98 incidentes de ataques no provocados de 2015 fue el mayor total anual registrado hasta la fecha.

Los tiburones Limón no representan una gran amenaza para los seres humanos. Según datos publicados en noviembre de 2013 por la International Shark Attack File, se documentaron 10 ataques no provocados de esta especie, sin ocasionar ninguna víctima fatal.

Las aguas de América del Norte fueron donde se constataron la mayor cantidad de ataques no provocados en 2016, con 43 incidentes no fatales (53,1 % del total mundial) en EE. UU. y Canadá. En Australia hubo 15 ataques no provocados, siete de los cuales ocurrieron en Nueva Gales del Sur, cuatro en Australia Occidental, dos en Queensland e incidentes únicos registrados en Tasmania y Victoria.

La ISAF documentó, en total, cuatro casos de muertes por ataques de tiburón en 2016, dos de ellos en Australia y otros dos en Nueva Caledonia.

Estos totales son extraordinariamente bajos, teniendo en cuenta los miles de millones de horas humanas gastadas en el agua cada año“, explica George H. Burgess, curador del International Shark Attack File, proyecto desarrollado en la Universidad de Florida.

ISAF 2016 Worldwide Shark Attack Summary

  • Número de ataques de tiburón en todo el mundo: 150
  • Ataques de tiburón no provocados: 81
  • Ataques de tiburón provocados: 69
  • Muertes por ataques de tiburón no provocados: 4

Distribución regional de ataques de tiburones no provocados:

USA: 53
Australia: 15
Hawaii: 10
Nueva Caledonia: 4
Indonesia: 2
Bahamas: 1
Sudáfrica: 1
Brasil: 1
Japón: 1
Isla Reunión: 1
España: 1
Sri Lanka: 1

 


Dejar una respuesta