Te proponemos cuatro asanas para que, una vez más, utilices el yoga como herramienta complementaria a tus sesiones de surf. Esta vez trataremos el dolor de cuello, que puede originarse por la remada o por estar períodos largos tumbado sobre la tabla mirando hacia delante.
¿Cómo lo vamos a hacer? Proporcionándole flexibilidad y fuerza.

1. UTTANASANA. Postura de la pinza.
Puedes realizarla con los pies juntos o ligeramente separados.
Inhala, y con la exhalación inclínate lentamente hacia delante, buscando el suelo con tus manos y estirando la cara posterior de tu cuello. Mantén el asana seis respiraciones.
Deshaz el asana subiendo, muy lentamente, vértebra a vértebra, con los brazos, cuello y cabeza completamente muertos. Lo último que se sube es la cabeza.

Flickr - Nicholas T - Uttanasana
2. MATSYASANA. Postura del pez.
Tumbado en la esterilla, con los brazos bajo tu espalda y los pies apuntando hacia fuera, inhala y eleva tu cabeza y tronco en dirección a tus pies. Con la exhalación levanta el pecho e inclina la cabeza hacia atrás.
Los apoyos en este asana son tus piernas y tus brazos, mientras que la cabeza se apoya muy levemente en la esterilla. Se dice que en el Matsyasana se debería poder pasar un folio entre nuestra cabeza y la esterilla. Mantén el asana seis respiraciones.
Deshaz el asana haciendo rodar muy suavemente tu cabeza por la esterilla, hasta quedar tumbado en ella, para finalizar saca tus brazos hacia los lados.

3. ARDHA MATSYENDRASANA. Postura de la media torsión sentada.
Dobla la rodilla derecha, pegada a la esterilla, llevando el pie derecho hacia el glúteo izquierdo. Dobla en alto la rodilla izquierda y pásala por encima de la pierna derecha que está en el suelo. Con las piernas ya situadas, asegúrate de que los dos glúteos están apoyados firmemente en la esterilla. Si no puedes garantizar esto, realiza el asana con la pierna de abajo (en este caso la derecha) completamente estirada sobre la esterilla.
Lleva el brazo izquierdo hacia atrás, buscando el medio de tu espalda. Este brazo será un punto de apoyo y un seguro de que tu espalda se mantiene estirada.
Lleva el brazo derecho hacia el lado izquierdo, apoyándolo sobre la rodilla elevada y rodeando esta pierna izquierda con el brazo.
Inhala y estira muy bien tu espalda (este asana no podemos realizarla sin tener la espalda bien estirada, ya que vamos a realizar una torsión en la columna vertebral y es importantísimo garantizar que está completamente estirada para que no sufra daños). Al exhalar, gira gradualmente todo tu cuerpo hacia el lado izquierdo. Comienza girando tu columna desde abajo hacia arriba, gira finalmente el cuello y la cabeza.
Mantén el asana seis respiraciones.
Deshaz girando hacia delante suavemente, primero el cuello y después la columna. Cambia las piernas; Ahora la izquierda abajo pegada en la esterilla y la derecha arriba flexionada en alto. Igualmente cambia los brazos, el derecho atrás y el izquierdo hacia el sentido que girará tu columna.

4. GOMUKHASANA. Postura de la cara de vaca.
Dobla las piernas y lleva tus tobillos en dirección a la cadera del lado contrario. Comienza con la pierna derecha doblada sobre la izquierda.
Inhala y eleva tu brazo derecho mientras lo doblas hacia tu espalda. Lleva el brazo izquierdo hacia atrás, sin elevarlo, desde la cintura.
Si puedes, engancha los dedos de las dos manos mientras los codos se sitúan en direcciones opuestas. Si no lo consigues, emplea una cinta o correa a modo de ayuda. Mantén el asana seis respiraciones.
Deshaz el asana soltando los brazos y llevándolos hacia delante, a la vez que intercambiamos las piernas y los brazos; Esta vez la pierna izquierda sobre la derecha y el brazo izquierdo hacia arriba.

Fuente:satyaliveyoga.com.au
Imagen:satyaliveyoga.com.au

Namasté!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí