En caprichoso desorden, a continuación la primera entrega de apenas 11 paraísos para el surfing de olas frías. Un modesto listado pensado para todos aquellos que desean emprender la aventura de montar las bellas pero heladas olas de Canadá, Noruega, Alaska, Islandia o Irlanda…

Escena de 'Artic Swell', en el Círculo Polar Ártico, uno de los destinos que mostraremos en la próxima entrega de paraísos del surfing de olas frías...
Escena de ‘Artic Swell’, en el Círculo Polar Ártico, uno de los destinos que mostraremos en la próxima entrega de paraísos del surfing de olas frías…

Además de coraje y debida preparación, para arriesgarse en esta clase de olas se requieren neoprenos de gran grosor (5-7 mm o más), así como botines, guantes y gorro. O enfundarse en trajes secos, los cuales ofrecen cierto nivel de aislamiento frente al frío y suelen ser usados por buceadores o regatistas de travesías oceánicas.

Surfear a bajas temperaturas no sólo brinda un inigualable panorama de entornos blancos y atípicos para quienes viven en otras latitudes. Uno de los principales atractivos del surfing de olas frías quizá sea la posibilidad de encontrarse en ciertos parajes en absoluta soledad y en pleno contacto con el mar…

Lofoten Islands, Noruega

Situadas al norte de Noruega y bajo condiciones de extremo frío, las Islas Lofoten proporcionan un escenario de montañas, oleaje helado y cielo de singulares encantos. Hace poco, precisamente hemos publicado un video de Mick Fanning surfeando bajo la aurora boreal de Lofoten.

Ubicado más allá del Círculo Polar Ártico, en este archipiélago del norte de Noruega podrás surfear y a la vez avistar orcas o focas. Y si justo coincides en el momento exacto, experimentar en directo la indescriptible belleza de las auroras boreales de Lofoten Islands

Pampa Point, Irlanda

En la costa oeste de Irlanda se esconde una izquierda que es la delicia de muchos surfistas. Incluso más pesada que las Mentawais u otras olas populares, en Pampa Point pueden emerger barriles con variadas secciones y grandes paredes de mar.

La frecuencia de condiciones ideales es irregular, pero vale el sacrificio. Recomendable, sobre todo, para surfistas con años de experiencia.

Islas Aleutianas, suroeste de Alaska

Hace pocos años, tras visitar las Islas Aleutianas, Alex Gray, Pete Devries y Josh Mulcoy quedaron pasmados con este archipiélago de 300 islas volcánicas, localizado desde el suroeste de Alaska hasta la península de Kamchatka.

Allí se toparon con un lugar único para el surfing de olas frías.

A inicios de los 90’, unas de las primeras misiones hacia el helado esplendor de las Islas Aleutianas estuvo a cargo de los entonces surfistas Peter Mel, Anthony Ruffo y Jay Moriarty, junto al fotógrafo Tom Servais.

Una región de condiciones tan radicales como cautivantes.

Reykjanes y Akureyri, Islandia

En una de las ciudades más grandes de Islandia se encuentra una de las olas más tremendas, que ha sido inmortalizada en “Castles in the Sky” (2010), video del director y referente en la industria del surfing, Taylor Steele.

Cuando se genera un potente swell del ártico, revientan brutales condiciones para todo amante del surfing de olas frías. Si está en sus mejores momentos, es de esas olas entretenidas e incansables.

Con casi 5.000 kilómetros de costa, Islandia posee otras zonas vírgenes e ideales para el surfing de olas frías, como ser en la península de Reykjanes, al suroeste, donde se presentan olas enormes y poderosas.

Tofino, Canadá

Si se llega a Tofino en su mejor instante, el mar no para de bombear y bombear, aunque en algunas de sus áreas su acceso puede resultar dificultoso, complicando aún más las cosas por la presencia de osos o pumas locales.

Un local de Tofino...
Un local de Tofino…

Uno de los tantos lugares en el mundo aún por explorar, al norte de Tofino se extienden auténticas olas de clase mundial…

Dejar una respuesta